Peru

Las raíces según Mociexpat…

Cuando Claudiaexpat planteó la idea de escribir sobre nuestras raíces, me sorprendió mucho la respuesta de varias de mis compañeras redactoras de Expatclic. Con tono medio en broma, medio en serio, más de una dijo que tendría que pensarlo o que no sabía si aún tenían raíces o, en todo caso, dónde las tenían. Inmediatamente me pregunté si algún día yo me sentiría así. Si me sentiría tan ciudadana del mundo como para que mis raíces estén esparcidas por tantos lugares que me hagan sentir dudas sobre dónde están.

Será que yo llevo poco tiempo de expatriada y que, habiendo dejado mi país hace sólo 8 años, sigo siendo una novata, pero para mí el tema de mis raíces es (todavía) bastante claro. Mis raíces están en Perú, en Lima, la casa de mis papás es de alguna manera aún “mi casa” (de hecho a veces me cuesta decirle “la casa de mis papás”). Es cierto, no sólo es que he dejado Perú hace pocos años, sino también que antes de dejarlo viví la mayor parte de mi vida ahí, con excepción de 3 años –en diferentes etapas de mi vida- en los que viví en otros país; quizás es por eso que siento con bastante claridad que yo pertenezco a Perú (aunque cada vez me sienta menos limeña y más extranjera en mi propio país) y que está ahí el lugar (o uno de los lugares) que llamo hogar.

Como lo veo y siento yo, al momento tengo dos hogares: el que está en el lugar que me vio nacer y crecer; y el que está donde estén mi esposo y mis hijas. El primero será siempre en Lima y es ahí donde he dejado plantadas mis raíces; el segundo cambiará conforme la vida nos lleve a ciudades distintas (hasta ahora, ha estado en Ciudad Panamá y está ahora en Budapest) y en los que dejaré un pedacito de mí y de los que me llevaré pedacitos también.

Justo por esta claridad en relación a mis raíces, es que para mí es fundamental y no negociable (salvo circunstancias extremas) ir a Lima todos los años. Yo necesito mantener el contacto con mis amigos, con mi familia, necesito hacer que mis hijas vivan mi ciudad, que se sientan peruanas (de ellas si me espero dudas sobre dónde están sus raíces, ambas han nacido en Budapest, tienen padres de países distintos y quién sabe en cuántas ciudades más irán a vivir en el futuro), necesito saber que siempre que vaya voy a sentirme en casa, que siempre voy a tener a alguien a quien visitar, que –aunque cada año me sienta más lejos culturalmente- siempre va a ser mi lugar seguro.

Mociexpat
Budapest, Hungría
Octubre 2015