Home > Topics > Family and Children > School > La transición de los hijos expatriados a la universidad
Tina Quick

En este increíble artículo Tina Quick nos acompaña en la transición de los hijos expatriados a la universidad. 

 

Según el número de marzo de 2008 de “Inside Flyer,” una revista para quien viaja frecuentemente en avión, “en estos tiempos no es raro que algunos chicos antes de tener la libreta sanitaria tengan el carnet de frequent flyer”. Muchos hijos e hijas con estilos de vida móviles les dirán que tomaron el primer avión antes de comenzar a caminar. El tipo de trabajo de mi marido hizo que mis hijos se habitúen al lenguaje de las azafatas aún antes de nacer.

Gracias al trabajo de David Pollock, Ruth Van Reken, Norma McCaig, y Ruth Useem, existe hoy un lenguaje para aquellos chicos y chicas que transcurren una parte significativa de sus años de desarrollo en culturas diferentes de aquellas de sus padres. Estos niños expatriados son definidos como “Third Culture Kids” (TCKs) (niños de tercera cultura) o “global nomads” (nómades globales), y a causa de vivir atravesando culturas y con una alta tasa de movilidad, poseen una serie de capacidades y talentos específicos.

Además del obvio regalo de aprender nuevas lenguas, desarrollar capacidades sociales y culturales y volverse muy adaptables, los TCK adquieren una innata capacidad para relacionarse con personas de background culturales diferentes. Entienden que la amistad y el respeto no tienen nada que ver con la nacionalidad o el color de la piel. Desarrollan una visión del mundo muy amplia. Comprenden que hay muchos modos diferentes de hacer las cosas, y no solo “un modo justo”. Por estos motivos muchas veces son óptimos pacificadores, diplomáticos y mediadores. Para ellos abundan las posibilidades de un futuro brillante.

Como con todo, también existe el otro lado de la moneda al moverse de una cultura a otra en los críticos años del desarrollo. Los TCK se encuentran afrontando desafíos muy específicos cuando salen de la “tercera cultura” o del círculo del expatrio, donde gozan de un sentimiento de pertenencia con aquellos con los cuales comparten la misma experiencia de vida. Lo experimenté en primera persona cuando luego de 15 años de expatrio volvimos a vivir a Boston, Estados Unidos. Con más de 200 universidades en la zona, comencé a encontrar TCK que ya había encontrado en varios de los lugares en que había vivido. Y comencé a escuchar las mismas historias, comunes y tristes, de malestar, sentimientos de alienación, soledad y depresión.

Sin embargo, las cosas no deben ser necesariamente de esta forma. La experiencia me enseñó que los nómades globales que fueron preparados para la transición a la universidad se adaptan de manera mucho más simple. Al comprender lo diferente que fueron  sus experiencias de vida en relación a aquellas de la mayor parte de sus coetáneos del campus universitario, entenderán también la unicidad de los desafíos y el modo de manejarlos.

Hay cuatro temas principales que todo TCK debe comprender para aliviar su recorrido y evitar caer durante el viaje:

El desarrollo de la identidad de los TCK

ArticoloTina3El trabajo de la Dra. Barbara Schaetti sobre el desarrollo de la identidad de los TCK explica claramente lo que les ocurre a muchos nómades globales cuando dejan el país hospedante y la cultura de expatrio. Como tienen un pasaporte que define su nacionalidad, y como han vuelto muchas veces a “su casa” para pasar largas vacaciones, esperan adaptarse rápidamente. Lo que en realidad sucede es que muchas veces se sienten como peces fuera del agua, alienados, aislados y deprimidos.

La Doctora Schaetti define este período como “la fase del encuentro” – cuando el TCK pasa por una experiencia que lo coloca imprevistamente frente al hecho de ser diferente del resto. Generalmente no considera que sea su experiencia internacional lo que lo hace diferente. Solo sabe que no logra adaptarse y que no pertenece al ambiente.  Si es estimulado a explorar la causa por la cual se siente diferente, y entiende que sus experiencias de  vida fueron muy diferentes de aquellas de los coetáneos que lo circundan en el campus de la universidad, pasa a la “fase de integración”, y aprende a sentirse bien con él mismo.

El Ciclo de Transición

Cualquiera que atraviese una gran transición en su vida pasa por cinco fases muy típicas. Entender qué nos pasa en cada una de ellas no solo nos prepara a enfrentar lo que nos espera sino también nos ayuda a comprender que todo eso es normal y transitorio. Cada estudiante universitario del primer año atraviesa las primeras cinco fases, pero los nómades globales y los estudiantes extranjeros deben atravesar también la adaptación a la cultura.

Fase de participación – esta es la vida que todo TCK conoce. Participación en la comunidad, amigos, responsabilidad, un lugar donde sentirse bien e importante.

Fase de la Despedida – comienza en momento en el cual el TCK se da cuenta que está por llegar un gran cambio. Está por ir a la universidad, podría coincidir con la primera visita a la universidad, con el momento en el cual envía las applications o cuando decide cómo continuar sus estudios. Inicia una separación y una toma de distancia de sus roles, responsabilidad y relaciones. Las emociones son mixtas- festejos mezclados con despedidas- .

Fase de Transición – comienza el momento en el cual el TCK llega a su nuevo ambiente. Esta fase está marcada por el caos total. Todo es nuevo y diferente. Llega el shock cultural, o el “shock cultural al contrario” (aquel que se experimenta cuando uno se debe adaptar a la cultura del propio país de origen, ndt). Al inicio todo es divertido y excitante, pero con el pasar de los días lo cotidiano comienza a ponerlo nervioso. El TCK comienza a resistirse a la adaptación. Probablemente piensa que eligió la universidad equivocada y comienza a pensar en irse a otro lugar.

Fase de entrada – comienza en el momento en el cual el TCK decide- consciente o inconscientemente- adaptarse y formar parte del nuevo lugar. Existen, probablemente, aún sentimientos de duda, ansia, ambigüedad, pero los afronta de manera diferente y con determinación.

Vuelve a participar- es cuando el TCK comprende, en general después de unas largas vacaciones, que en este nuevo lugar comienza a sentirse un poco como en casa. Vuelve a tener vínculos, roles y responsabilidad. Sabe más que los que recién llegan y se siente nuevamente afirmado.

Dolor

El estilo de vida con alta movilidad del nómade global implica una notable dosis de separaciones y de pérdidas. En su Third Culture Kids: Growing up among worlds, David Pollock y Ruth Van Reken dicen: “Para la mayor parte de los TCK la suma de pérdidas y de separaciones significativas antes del fin de la adolescencia es muchas veces mayor a aquella que la mayor parte de la gente vive en toda su vida”.

Cuando perdemos personas, cosas y lugares que para nosotros son importantes, tenemos la necesidad de atravesar un periodo de luto, de sufrir. Por varias razones, muchas veces los TCK no tienen la oportunidad de sufrir por sus pérdidas, muchas de las cuales son invisibles. El dolor no se resuelve, viene reprimido con la idea de ocuparse de él más adelante, hasta que reaparece  más adelante en la vida manifestado en expresiones disfuncionales de dolor, como rabia, depresión o rebeldía.

ArticoloTinaPermitirle al dolor hacer su camino es considerado como un “dolor bueno”. Cuando los TCK pueden darle un nombre a su pérdida, dejar transcurrir tiempo, y llorar, logran también archivarla y continuar viviendo. Los padres pueden asistir a los hijos en este proceso de sufrimiento ayudándoles a dar un nombre a las pérdidas sufridas, especialmente a aquellas “escondidas” , como el gusto por ciertas comidas, los sonidos, los perfumes , los estados de ánimo, el estilo de vida y mucho más todavía.

La melancolía de los estudiantes por su casa es dolorosa. Cada estudiante del primer año la experimenta de un modo u otro, pero para el nómade global el sentimiento puede ser muy profundo. Puede hacerlo sentir muy solo, sobre todo si su familia está del otro lado del Océano o vive en un huso horario que vuelve imposible hablarse más allá del fin de semana. Si la familia decide volver a su patria o mudarse a otro país extranjero justo en el momento en el que el TCK parte hacia la universidad, él/ella pierde todo al mismo tiempo. El TCK necesita saber que abandonarse a la nostalgia de su casa es positivo, encontrar el momento justo y meterse debajo de las frazadas, poner la música que le gusta, mirar las fotos y pasar un poco de tiempo con su dolor.

Relaciones

La mayor parte de los TCK en la universidad se lamentan por no poder integrarse, por no “pertenecer” al grupo, por no poder relacionarse con los coetaneos. Hay muchas razones para esta desconexión pero para comenzar es importante que los TCK sean conscientes del hecho de ser diferentes a sus coetáneos – no como seres humanos, naturalmente, pero sí porque sus experiencias de vida son muy diferentes a las de aquellos que crecieron en un ambiente estable, tradicional y no móvil.

Los nómades globales, ellos también construyen relaciones de forma diferente a la de aquellos que crecieron en un mismo lugar. Los chicos  que no se han mudado generalmente tienen tiempo de esperar y decidir si desarrollar o no una amistad. Tienden a pasar mucho tiempo en conversaciones superficiales pero seguras, para tantear el terreno y entender si pueden confiar en la otra persona y compartir con ella algo más íntimo y profundo.

Los TCK, en cambio, históricamente no tienen tiempo de observar y esperar para ver si la relación se desarrolla. Pondrán rápidamente sobre la mesa algo muy profundo para verificar a su vez si la otra persona comparte alguna otra cosa con ellos. Si lo hace y los dos se conectan, nació la amistad.

Cuando el nómade global intenta establecer relaciones de esta forma en un ambiente más tradicional, puede parecer inapropiado y exagerado en la comunicación de la información. Entonces comienza el proceso de alienación y distanciamiento de los otros. Los TCK deben entender que se necesita tiempo para construir los vínculos, y que estos deben cultivarse lentamente.

También deben comprender que sus coetáneos que no se han mudado no tienen puntos de referencia que los guíen en la comprensión de lo que ellos experimentaron en sus vidas. A veces puede parecer que los nómades globales se vanaglorian, cuando en realidad están simplemente intentando compartir sus historias de vida. Los TCK tienen que aprender a hablar de sus historias lentamente y a hacer más preguntas a sus coetáneos. Estos a su vez les preguntarán algo y las historias comenzarán a aparecer.

No todos los TCK tendrán problemas de adaptación a la universidad. En realidad puede ocurrir que dado que están tan habituados a cambiar tantas veces, se adapten mejor que sus coetáneos sedentarios. Pero aquellos que no están preparados pueden tener serias dificultades en recuperarse de los desafíos inesperados. Una buena preparación con bastante anticipación puede hacer mucho más simple el proceso de adaptación y permitir que estos estudiantes increíblemente dotados usen toda su experiencia internacional para obtener el máximo en sus años universitarios y futuros.
ArticoloTina4Este artículo es una adaptación  de su versión original publicada en el Global Living Magazine, Número 2, agosto/septiembre 2012.

Tina Quick, autora de The Global Nomad’s Guide to University Transition (La guía del nómade global en la transición a la universidad) es trainer intercultural, escritora, y speaker internacional. Es una viajera experta y madre de tres hijas en edad universitaria. Es una TCK adulta (ATCK) y crió a sus TCK en cuatro culturas y continentes. Actualmente es la presidente de la comisión directiva de Families in Global Transition (FIGT). Es miembro del Consejo Directivo para los TCKid.  Y también es miembro de la Overseas Association of College Admissions Counseling. Tina trabaja en estrecho contacto con universidades y escuelas locales e internacionales.

The Global Nomad’s Guide to University Transition es el primer y único libro escrito para estudiantes que han vivido fuera del país del cual tienen el pasaporte, pero que vuelven a “casa” o transitan a otro país para ir a la universidad. También el “estudiante extranjero” obtendrá beneficios al entender la dinámica socio-psicológica del penetrar en una nueva cultura y al recibir los consejos prácticos propuestos en estas páginas. Los padres apreciarán el capítulo que los ayuda a acompañar a los estudiantes universitarios con la preparación y el soporte adecuado durante la etapa de transición.

 

Artículo traducido del inglés por Rupexpat 

Noviembre 2013