Home > Topics > Expat Life > Health > La danza latina
Ballo latino

En ocasión de la campaña de recaudación de fondos de Expatclic, volvemos a publicar un artículo que Claudiaexpat escribió hace un buen rato, pero que es siempre muy actual.

 

Si tienen la oportunidad algún día, de pasar un tiempo en América Latina, les recomiendo fervientemente tomar algunas lecciones de baile. Los ritmos latinos asociados a los ejercicios aeróbicos proporcionan numerosos beneficios, que van desde los puramente físicos (aumento de la tonicidad muscular, mejora la coordinación, gran ejercicio cardiovascular, además de quemar calorías y toxinas) a los relacionados al tema sicológico, aportando un poco de “vida social” a nuestras vidas (si lo desean). Ya que las clases son dadas por profesores experimentados dotados de una buena capacidad de comunicación, pueden verdaderamente constituir un ejercicio completo y en algunas oportunidades servir como una suerte de terapia liberadora de stress.

En este artículo les cuento mi experiencia personal, y con la ayuda de Alfredo Villanueva, profesor de ritmos latinos en Lima-Perú, les explicaremos los beneficios de este estilo de baile.

Claudiaexpat

 

Cuando llegué a Honduras en 1999 no tenía idea de cómo mover los pies (técnicamente hablando) y el baile jamás me había interesado ni entusiasmado. Me acerqué al baile por dos razones: en primer lugar porque al encontrarme un poco perturbada por el importante cambio cultural – yo que venía de pasar algunos años en Africa – deseaba entrar en contacto con algo que perteneciera profundamente a la cultura local. También, porque buscaba un tipo de actividad que me permitiera ejercitarme sin aburrirme, ya que desde siempre he detestado todos los deportes rutinarios: las máquinas, las pesas y también los aeróbicos “a la americana” con un instructor que grita a todo pulmón “come on” y “one, two, three, four” … es un horror para mí.

En aquel momento, en Tegucigalpa, había sólo una escuela de baile, dirigida por un excelente bailarín cubano y su esposa hondureña. Me inscribí, no muy convencida, pero con la curiosidad de probar cualquier cosa nueva.

Clase de baile con Miguel en Tegucigalpa

Clase de baile con Miguel en Tegucigalpa

El primer reto del baile se me presentó en los tres primeros minutos en que me ví encarada ante mi torpeza y rigidez física.

La lección se realizó como una clase de aeróbicos cualquiera: una sala llena de espejos, un profesor delante de sus alumnos que bailaba con los ritmos latinos y los alumnos que lo imitaban. Creo que no olvidaré jamás la enorme sensación de verguenza y desánimo que sentía tratando de imitar sus pasos, aparentemente simples, que mis compañeros lograban perfectamente. Luego de un mes, cuando logré colocar los pies donde debía, los otros ya estaban tres pasos más adelante. Aún me tomó entre 2 a 3 meses (pero para algunos ritmos mucho más!)el poder introducir el movimiento de los brazos sin perder completamente el ritmo de los pies, y también me tomó otro tanto el poder marcar el paso doble y el “uno, dos, tres” de la salsa.

Pero es increíble, luego de algunos meses, había verdaderamente aprendido!! Llegé a dominar el merengue, las vueltas, los pasos principales de la salsa y también a mover las caderas. Yo le digo todo el tiempo a quien desea acercarse a la danza latina, que si yo pude lograrlo, todo el mundo puede hacerlo, sin embargo les advierto que puede ocurrirles lo mismo que a mí: jamás poder dejarlo!

De hecho, bailar no es solamente un excelente ejercicio físico, para nada aburrido por el contrario muy divertido, sino también un medio de liberar su propia energía, de socializar y de entretenerse en grupo.

 

Con un grupo de amigas en Lima

Con un grupo de amigas en Lima

 

La ventaja de estas clases de danza latina es que proporciona a la persona una serie de pasos y movimientos que pueden sucesivamente combinarse e insertarse en el baile como uno quiera, sin importar el ritmo, según los gustos y la voluntad de cada uno.

En Tegucigalpa, luego de la hora de gloria del profesor cubano, muchos profesores se animaron a abrir sus propias escuelas de baile, cada uno imitando al otro, pero con su propio estilo y naturalmente con su propia personalidad. Cuando dejé Tegucigalpa, la ciudad pululaba de opciones para quienes deseaban practicar los ritmos latinos mientras que para mí se transformó en un hábito constante en mi vida.

En Lima, me tomó alrededor de un año de búsqueda el encontrar la solución ideal para continuar bailando de manera divertida y atractiva. El Perú, es considerado, de entre todos los países del cono sur, como el lugar donde se baila más salsa, pero para quienes llegan del extranjero es un poco difícil encontrar buenos lugares.

Durante un año recorrí los gimnasios y las escuelas de danza, buscando profesores con métodos parecidos al que me habitué en Tegucigalpa, y fue al fin que encontré un buen profesor y un club cubano donde poder ir de vez en cuando para bailar salsa con mis amigos. Fue en ese momento que me dí cuenta de mi dependencia al baile latino! Les deseo a todas poder vivir una experiencia tan agradable!

Examinemos mientras tanto cuáles son los diferentes métodos de aprendizaje, así como los beneficios del baile.

Estructura y organización de clases (Cómo se desarrollan acá en Lima- aunque no difieren verdaderamente de aquellas en que participé en Honduras):

– clases grupales, durante las cuales se practica diferentes estilos de baile, separados en coreografías individuales para cada tema. Los estilos propuestos son la salsa, el merengue, la cumbia, el vallenato, hip hop, reggae, además de los ritmos locales provenientes de diversos países (en Honduras era la “punta”, baile de los Garifuna, acá son los ritmos negros del Perú). Las clases duran 55 minutos y además del baile hay un momento reservado para la tonificación muscular gracias a ejercicios específicos. Un profesor calificado logra entretener a sus alumnos mientras se entrenan de una manera completa.

La lección se articula en diversas fases y se basa en el ejercicio aeróbico sin omitir ningún aspecto: calentamiento, estiramiento, segmento aeróbico con un tiempo de recuperación a intervalos apropiados, disminución del ritmo y ejercicios localizados.

Un buen profesor comienza la clase con ritmos simples para tener el tiempo de estimar el nivel promedio del grupo: la primera canción debe contener los pasos básicos para dar al profesor un perfil de la capacidad de los alumnos y proponer los temas y pasos adaptados al nivel de la mayoría. Una clase muy simple puede resultar aburrida, pero otra con pasos muy complicados, que los alumnos no son capaces de seguir, puede desmotivar al grupo.

Clase de baile con Alfredo en Lima

Clase de baile con Alfredo en Lima

Beneficios físicos

– La danza demanda mucha energía y ayuda por tanto a quemar calorías.

– Los músculos trabajan de manera aparentemente suave, pero en realidad muy intensa, lo cual modela el cuerpo entero, volviéndolo más armonioso y firme.

– Moverse al son de diversos ritmos musicalesaumenta la coordinación y ayuda a adquirir armonía y ligereza.

– Sabiendo que los movimientos del baile son de tipo mixto, tenemos la doble ventaja de mejorar la eficacia del corazón y los pulmones trabajando al mismo tiempo la tonificación muscular y aumentando la elasticidad de las articulaciones.

– Bailar ayuda a tomar conciencia de nuestro propio cuerpo y a movernos con ligereza y con una postura correcta.

– Ayuda también a trabajar la memoria de manera muy natural, pues por lo menos durante el período de aprendizaje es necesario concentrarse para acordarse de los diferentes pasos y secuencias.

Beneficios sicológicos

Los ritmos latinos son verdaderamente agradables. Aunque algunas letras son un poco difíciles de “digerir”, una vez familiarizados con los pasos principales, podemos verdaderamente divertirnos.

Si logramos superar la verguenza de sentir que no logramos movernos correctamente, y si nos dejamos guiar por la música, llegaremos a aprovechar la clase colectiva y a relajarnos completamente. En este sentido el baile representa una excelente terapia anti-stress, un momento para dejarse llevar y descargar todas las tensiones y preocupaciones.

Bailar ayuda igualmente a vencer la timidez : ya que al lograr ejecutar pasos que solían parecer irrepetibles, vamos adquiriendo una gran confianza en nosotros mismos y el cuerpo logra desbloquearse, relajarse y los movimientos se realizan con mayor naturalidad y ligereza.

Beneficios desde el punto de vista social

La danza latina constituye una verdadera oportunidad para desarrollarnos socialmente. Generalmente, si el grupo de alumnos es siempre el mismo se logra con el tiempo un entendimiento natural, mientras se comparte el entrenamiento, pero sobre todo, en un modo de comunicación instintiva basado en el lenguaje corporal: bailar es también una manera de expresar sentimientos, emociones, de seducir, y como consecuencia, se transforma en un instrumento para obtener nuevos logros. Si el grupo con el cual bailamos se entiende bien, ocurre frecuentemente que decide ir a una discoteca juntos o a algún lugar fuera de la academia de baile, ocasión que beneficia las relaciones interpersonales.

En América Latina, el baile es un elemento fundamental en casi todas las ocasiones ocasiones sociales: aprender a bailar algunos pasos no puede sino favorecer la integración y la comprensión de la cultura local.

 

Ballo latino6

 

Para aprender a bailar en Lima :

Alfredo Villanueva es un excelente profesor y baila a la perfección todos los estilos. Ha creado un grupo (lo encuentran en Facebook) que se llama Baile  y Salud. Su celular: 99468317.

Hay una escuela de salsa en el Club Cohiba, que  se encuentra en Av. del Ejército 681, Miraflores, tel. 4216032.

Para aprender a bailar en Tegucigalpa:

Academia de Baile Chepe: dirigida por una joven garifuna, muy buen bailarin y profesor. Especialista en salsa y punta. Pueden contactar a José Mena por mail:  chepemena@yahoo.com

También hay clases de baile en el gimnasio Cybex, adonde – entre otros – hay una lindisima piscina. Esta es la página Facebook.

Contáctenme si desean recomendarme alguna buena academia de baile en el país donde viven!

 

Claudiaexpat
Lima, Perú
Diciembre 2005