Home > country > Asia > Israel/Palestine > Los procedimientos de seguridad del aeropuerto de Ben Gurion, en Israel
Ben gurion

Actualización agosto 2016: los procedimientos de seguridad del aeropuerto de Ben Gurion siguen con el mismo criterio: si despiertan sospechas, serán interrogados minuciosamente y con mucha probabilidad su bagaje será inspeccionado en frente de ustedes. Si obtienen un buen numero (vean mas abajo), pueden proceder al control de los pasaporte, y su bagaje será inspeccionado (si necesario) después. Para evitar de dejar las maletas abiertas para la inspección, o tener que darle los códigos de sus candados a las autoridades israelí, pueden comprare un candado especial por inspección (lo encuentran en todas tiendas de maletas o artículos de viajes), que puede ser abierto únicamente por las autoridades aeroportuarias.

Actualización Mayo 2014: los procedimientos de seguridad del aeropuerto de Ben Gurion han cambiado. Ahora cuando llegan en el área de su vuelo, ya no serán interrogados mientras que están en la cola. Se dirigirán directamente a un pequeño mostrador, adonde un empleado les preguntaras menos cosas que antes, y las preguntas son definitivamente menos raras e invasivas. Aparte algunos casos en los cuales realmente despiertan sospechas, su bagaje no será inspeccionado en frente de ustedes. Después de las preguntas, se dirigirán al control de los pasaportes. Su bagaje a mano será chequeado solo después del control de los pasaportes, como en todos aeropuertos en el mundo. La diferencia ahora es que sus maletas serán inspeccionadas después del check-in, en un cuarto con videocámaras, para asegurar la máxima seguridad a sus pertenencias. Por eso, les pedirán de no cerrar sus maletas, lo que puede dejarlas medio inquietas si hacen una escala durante el viaje. Yo pregunté si podía cerrar las maletas y darles el código de los candados, y me contestaron que eso podía generar atraso en la llegada de mis maletas a destinación. Amigos que han decidido darle el código a las autoridades, han encontrado sus maletas a destinación con un gran papel con el código de los candados sobre ellas. Siempre tienen que estar en el aeropuerto tres horas antes del despegue de su vuelo.

 

Artículo original:

Claudiaexpat nos informa sobre los procedimientos de seguridad del aeropuerto Ben Gurion en Israel.

Quisiera aclarar que no es mi intención a través de este artículo poner en discusión el sistema de seguridad del aeropuerto de Israel, sino simplemente prepararlos para lo que sucederá cuando dejen Jerusalén (o cualquier otro lugar de Israel o Palestina) pasando por el aeropuerto de Ben Gurion. Siempre sonrío cuando les digo a mis huéspedes que en el momento de volver deberán presentarse ante los controles tres horas antes de la partida del avión, porque la reacción es siempre la misma, vagamente irritada: “pero no! Con dos horas no es suficiente?”. No, no bastan, y esta debe ser la primera cosa que deberán aprender: a Ben Gurion se llega tres horas exactas antes del vuelo, e incluso, si es posible, algún minuto antes. El motivo es simple: los procedimientos de control son tan largos y tortuosos que aunque no les toque a ustedes directamente, se verán obligados de todas formas a afrontar las interminables colas que casi siempre se forman.
Veamos lo que sucede paso por paso. Antes que nada, cuando llegan, deberán identificar sobre el enorme panel de vuelos el área de partida, individualizada con una letra A, B, C o D, en el primer piso, y F en la planta baja (en las llegadas) y fácil de encontrar porque la letra correspondiente está pegada, en formato extra-large, a una columna. Un primer empleado les preguntará donde van, tal vez la compañía aérea, y les indicará en que fila ubicarse. Mientras están haciendo la fila se les acercará otro u otra empleado/a, que les pedirá el pasaporte y les hará algunas preguntas. Estas pueden ser preguntas de rutina (seguramente les preguntarán el motivo de la visita a Israel y la duración de vuestro viaje) o preguntas totalmente extrañas (para ustedes, para ellos seguramente tienen sentido) como por ejemplo como se llama vuestra abuela o porque sus padres le pusieron de nombre Ludmilla. Todo esto tiene como objetivo controlar vuestras reacciones y tratar de entender si están mintiendo, si están agitadas, nerviosas o se sienten incómodas. Este “interrogatorio” puede resolverse con tres preguntas o ir adelante por un poco más de tiempo. Por lo que entendí las chances de que se intensifique dependen de la categoría y de la faja de edad a la que pertenezcan (son más interrogados los jóvenes, sobre todo si viajan solos, y algunos funcionarios de organizaciones humanitarias, a parte naturalmente de todo aquel que tenga algún tipo de relación con los palestinos) y de lo que ven sobre sus pasaportes (las visas de entrada a países musulmanes llaman siempre la atención, y es frecuente que les pregunten los motivos de la visita, por ejemplo, Indonesia, y si han hecho alguna amistad allí). Comprenderán que terminaron con las preguntas cuando comiencen a preguntarles, en orden, quién hizo las valijas, si el equipaje siempre estuvo con ustedes, si tienen cuchillos o algún otro elemento cortante, si alguien en Israel les dio algún paquete para entregar cuando lleguen a destino, y les explicarán que preguntan estas cosas porque tienen miedo que alguien se haya aprovechado de ustedes para poner una bomba.

BenGurion2A este punto llega el momento del voto. En base a la idea que se han hecho de ustedes y a la posición que hayan demostrado en relación a Israel, recibirán un número que va del 1 al 6 (o 6T en casos extremos), donde el 1 es perfecto y el 6 es pésimo. 1 y 2 les son dados exclusivamente a los israelíes y 2 a los diplomáticos, 3 a los extranjeros considerados inocuos, 4 (que por otro lado jamás vi que den) comienza a contener algún elemento de riesgo, 5 quiere decir que son fuertemente sospechosos, 6 decididamente riesgosos, sin hablar de 6T que quiere decir que representan una seria amenaza para Israel y que deben ser controlados sin dejar ni una mínima sombra de dudas.
Este voto está contenido en una serie de números debajo de un código de barra, estampados sobre una etiqueta adhesiva amarilla, que les pegarán sobre el pasaporte y sobre todos los bultos que conformen su equipaje. Es la primera cifra (siempre que no cambien, y lo hacen muy seguido). Miren el voto que les ponen porque a partir de él entenderán lo que les espera. Si tienen un 3 es bastante raro que les controlen el equipaje, tal vez solo lo miren por encima, si tienen 5 o 6 serán minuciosamente revisados. Una vez recibido el voto pasarán a la máquina que controla el equipaje (el laptop va en una caja aparte, que viene disparada fuera a una velocidad supersónica, haciéndolos temblar por su integridad). El empleado ve el voto que recibieron, mira el contenido de su equipaje en el monitor y en base a estas dos cosas decide si hacerlas pasar por otro control. Esto se desarrolla de manera totalmente transparente, sobre una serie de mesas dispuestas en forma de herradura, sobre las cuales vuestra valija será alegremente deshecha. Deberán ser pacientes porque en algunos casos toman un objeto por vez y le pasan por encima un cepillito, parecido al que se usa para lavar los platos, que luego llevan a una máquina que identifica el eventual contenido explosivo del objeto desempolvado. Los objetos más sospechosos son los de papel, las cerámicas, y los polvos (mi hijo una vez salió con una clepsidra que le habían regalado para Navidad, que los volvió locos). Si llevan con ustedes un objeto del mundo palestino (una kefia, alguna cosa que lleve el símbolo de la media luna, la palabra “Palestina” o el mapa) o libros y películas sobre la situación palestina, aumentan las chances de un control todavía más minucioso, y probablemente les harán algunas preguntas (por qué han comprado esos objetos, por ejemplo.

BenGurionUna vez que terminan los controles del equipaje pueden dejarlos ir al check-in o tal vez (y si han tenido un 6 seguramente) llevarlos a una habitación donde les harán sacarse los zapatos y la chaqueta, que llevaran a inspeccionar mientras ustedes quedan solas esperando. Ha sucedido que hayan hecho desvestir completamente a personas, dejándolas en slip, y que las hayan tenido un par de horas haciéndoles preguntas (siempre las mismas). Este tratamiento está reservado a quienes demuestran lazos con el mundo palestino, por ejemplo llevando en la valija un gran número de material informativo.

Cuando han terminado con el procedimiento, cualquiera haya sido, pasan al check-in. Si han obtenido un 6 un guarda los acompañará hasta el fin de todos los controles (pasaporte y equipaje de mano), sino irán solas. Si han tenido un 5, apenas pasen al área pasajeros, los mandaran a una fila especial, donde deberán sacarse zapatos y cinturón, y el equipaje de mano será minuciosamente inspeccionado. Con menos de 5 los controles son como los del resto de los aeropuertos. La última etapa es el control del pasaporte, durante la cual acceden a vuestro dossier en la computadora antes de dejarlos pasar al hall de las partidas, donde podrán finalmente relajarse.

Algunas cosas para señalar:

* puede pasar (le ocurrió a una amiga mía y a mi hijo) que decidan no dejarles llevar a la cabina algunos objetos – por ejemplo auriculares para escuchar música, el I Pad o el laptop- y que se los hagan poner en el equipaje que despachan, o que los pongan en una caja de cartón, que recuperarán cuando lleguen. A una amiga mía finlandesa le sacaron el I Pad y se lo mandaron en otro vuelo al día siguiente. Prepárense también a esto, aunque sucede raramente.

* Recientemente escuché el caso de mujeres a quienes les fue prohibido llevar la cartera a la cabina del avión, éstas fueron despachadas aparte, mientras las desdichadas abordaban el avión teniendo solo en mano el pasaporte.

* Quedarán asombradas por la profesionalidad y la fría gentileza de todo el personal de seguridad. Aunque ustedes reaccionen violentamente (cosa que de ninguna manera se las aconsejo) ellos permanecerán impasibles.

* Ha ocurrido (a mí y a otras madres de hijos que tenían alrededor de veinte años) tener que presenciar los controles férreos sobre el propio hijo/a sin poder, naturalmente, explicar a nadie que aquellos son los últimos momentos que pasamos con ellos y que nos gustaría mucho tal vez tomar un café con nuestra criatura y saludarla decentemente. Esta situación de impotente espera provoca (a mí personalmente , pero sé que también le ocurrió a otras madres) mucha angustia y stress, sobre todo porque si los controles son muy largos y minuciosos significa que tu hijo/a tuvo un 5 o un 6, y que probablemente será acompañado por un guarda hasta el sector pasajeros y uno tendrá que saludarlo/a bajo la fría mirada del empleado, al cual además no le gusta nada que al pasajero se le acerque cualquier persona que sea después de haber pasado los primeros controles. Una situación verdaderamente opresiva, a la cual es bueno estar preparada porque para algunas es muy dura. Ver dos guardas que se llevan a tu hijo, y verlos después regresar con sus zapatos y su chaqueta, que pasarán y repasarán en sus máquinas no es una experiencia agradable. Además uno no puede hacer nada, porque cualquier tipo de protesta no solamente no provoca en absoluto ninguna reacción sino incluso, en ciertos casos, puede empeorar las cosas.

* El tema de los controles en los aeropuertos así como también las aventuras en los check-point, es muchas veces abordado con gran placer por los expatriados que aman intercambiarse experiencias vividas, escucharlas, y muchas veces reírse de ellas. Se acostumbraran rápido al hecho que si un huésped tiene la mala idea de decir: “no saben lo que me pasó la semana pasada en Ben Gurion!”, tres cuartos de la noche se irán hablando sobre ese mismo tema. Pero en el fondo también esto forma parte de la absurda, fascinante y absolutamente extraordinaria aventura que es la vida en este rincón del mundo.

 

Claudiaexpat (Claudia Landini)
Jerusalén
Avril 2013

Artículo traducido por Rupexpat

Fotografías ©Claudia Landini