Home > Topics > Expat Life > Relocating > Familias en tránsito y una entrevista a mi psicóloga favorita
A photo by Austin Ban. unsplash.com/photos/0fjGQmYCRW8

Hace algunos años, Silvia Korenblum nos permitió traducir al italiano y publicar en Expatclic su maravilloso libro “Familias en tránsito, las mudanzas internacionales y su impacto familiar”.  Silvia es una psicóloga argentina, especialista en problemas de adaptación, arraigos y desarraigos. No exagero cuando digo que su libro me inspiró a ver la experiencia de mi familia móvil bajo una luz muy nueva e favorable. Silvia ahora vive en Bruselas, adonde también atiende por Skype, así que no importa adonde estén en el mundo, si necesitan ayuda en estos temas, pueden ponerse en contacto con ella. Gracias Silvia por esta estupenda entrevista. 

 

Antes que todo Silvia, cuéntanos un poquito tu trayectoria: eres argentina pero has vivido – y estas viviendo – en el extranjero. Que es lo que te llevó afuera, y adonde has vivido hasta ahora?

Mi marido es diplomático, fue eso lo que nos hizo ir cambiando de país. Vivimos en Bélgica, en Paraguay, en Chile, regresando a vivir en Argentina en dos oportunidades y ahora nuevamente regresamos a Bélgica.

Cuando reentraste en Argentina, adonde si no me equivoco te quedaste un buen rato, como fue la experiencia? Como te ha cambiado el extranjero?

La última vez antes de volver a salir estuvimos 12 años en Argentina. No fue algo planeado, simplemente distintas circunstancias fueron haciendo que se diera así. La experiencia fue maravillosa. Sobre todo para mis hijos que pudieron pasar la adolescencia entera en un mismo lugar. Claro que siempre la mirada es diferente sobre todo porque siempre sabía que íbamos a volver a salir.
El extranjero a mi juicio siempre te da la enorme ventaja de poder ver mas allá de tu propio mundo. Y al mismo tiempo valorar las cosas que te gustan y sabes que no hay en otros lados.

Silvia

Photo credit ©Silvia Korenblum

Eres psicóloga y te ocupas de familias móviles. Has decidido de enfocarte en ellas después de haber empezado a vivir afuera, o era un interés que tenias antes?

El interés en estos temas es algo que nació antes de haber empezado a vivir afuera, pero la razón es que estaba casada con un diplomático. Yo era una psicóloga recién recibida, especializada en niños y adolescentes, amante de mi profesión y muy, muy curiosa. Todavía no tenía hijos y me preguntaba por el desarrollo y los desarraigos sobre todo en los niños pequeños.
Cuando apareció la posibilidad del primer traslado, quise buscar libros, o artículos, acerca del tema un poco por mi, para saber cómo se podía mejorar y aprovechar la experiencia que íbamos a vivir. Me di cuenta que había poco y nada, si había mucho de exilio y refugiados pero de traslados voluntarios a causa del trabajo, y que no eran definitivos sino transitorios, no había nada.

El apoyo psicológico en temas de expatriación y ansiedad es fundamental para ayudar a que los traslados sean aprovechados como una gran ventaja, como un verdadero regalo y no sufridos como pura perdida.

Fue así como comencé una investigación personal en la que fui conociendo distintas personas que habían pasado por la experiencia sobre todo esposas de diplomáticos y funcionarios de multinacionales, y muy generosamente iban participando de la investigación contándome como habían pasado por la experiencia de sucesivos traslados y regresos a sus países de origen gracias a su creatividad constante y su sentido común.
Eso dio origen primero a una tesis de maestría en familia y parejas, y luego al libro “Familias en transito”, que siempre fue pensado para ayudar a las distintas familias que iban a pasar por la experiencia a que se sintieran más seguras y pudieran hacerlo de la mejor forma posible.

Como sabes, yo he adorado este libro, y te agradesco otra vez la oportunidad que nos ha dado en permitirnos de traducirlo al italiano en Expatclic. Vas a escribir o has escrito otros?

No he escrito otros, pero en el año 2014 la cancillería argentina me pidió de volver a publicar Familias en Transito, para darlo a todos diplomáticos que fueran a salir destinados. Como en ese momento mi libro tenia 10 años decidí darle un refresh, entonces es una reedición del primero, se llama “Traslados, las mudanzas internacionales y su impacto familiar”, pero no está a la venta.

No hay lugares buenos ni lugares malos, está en uno la inteligencia de sacarle provecho al lugar que nos toque.

El libro es el mismo que el primero, son los mismos temas y el mismo desarrollo. La actualización solo tiene que ver con dos fenómenos que fueron creciendo muchísimo en los últimos 10 años: primero la comunicación a través de las redes sociales, que cambió el mundo y la comunicación, que cuando escribí mi libro casi no existía; segundo las mujeres que ahora son los funcionarios internacionales, y la diferencia que se da cuando en las parejas los que acompañan son hombres y ellos son los que se quedan en la casa al cuidado de los hijos. O cuando trabajan los dos siendo ambos funcionarios internacionales. O las familias que son monoparentales.
En el fondo son solo dos capítulos que tienen algunas diferencias, el resto es igual.

Cuéntanos de tu trabajo como psicóloga con temas de expatriación y ansiedad. También atiendes por Skype? Como te parece la utilización de esta nueva forma de comunicación en tu profesión?

Silvia2

Photo credit ©Stephanie Krist

El apoyo psicológico en temas de expatriación y ansiedad es fundamental para ayudar a que los traslados sean aprovechados como una gran ventaja, como un verdadero regalo y no sufridos como pura perdida. No hay lugares buenos ni lugares malos, está en uno la inteligencia de sacarle provecho al lugar que nos toque. Un traslado conlleva pérdidas y ganancias, ventajas y desventajas, para mí el secreto está en no negar las desventajas, sino aceptarlas haciendo el duelo correspondiente, aceptando lo que estando lejos no tengo, y tomando lo nuevo como una oportunidad de aprendizaje.

El Skipe, o el Facetime, han cambiado realmente las posibilidades que tiene mi trabajo, yo empecé hace unos años con una paciente que se iba a vivir al extranjero, cuando yo estaba viviendo en Argentina. Ella era mi paciente de forma presencial y cuando salió su traslado me pidió si no quería seguir con ella por Skype, porque no estaba dispuesta a cambiar de terapeuta y debido a su situación familiar era algo que tenía que continuar. Tengo que reconocer que cuando ella me lo propuso, no creí mucho que fuera a servir, era algo que me sonaba muy raro, y no sabía como iba a resultar. En el fondo empecé a hacerlo porque me daba pena que entre todo lo que ella sentía que dejaba también estaba yo, y me parecía bien que ella intentara con creatividad mantener lo que ella sentía que le hacía bien. Pero lo cierto era que funcionaba, las sesiones eran mucho más precisas e incluso más provechosas, ella había veces que me adelantaba los temas por mail, y yo ya tenía una idea de lo que íbamos a tratar entonces las sesiones eran más concentradas que las presenciales, porque íbamos directo al punto.

Pero las sesiones son siempre por Skype o Facetime, porque para mi es fundamental ver al paciente y que el paciente me vea.

Ahora la que salió trasladada fui yo. Entonces la propuesta vino de mi parte a los pacientes que quisieran continuar su terapia conmigo por Skype. Y la gran mayoría quiso seguir. Hice un protocolo para que trabajemos en forma ordenada y les resulta que es lo importante. Están contentos, la ventaja es que no tienen que trasladarse, y puedo a veces atender en forma urgente, o darles una sesión mucho más rápido y fácil que en forma presencial.
Es una forma de trabajar que antes era imposible. Cuando un paciente o el terapeuta en mi caso se iba trasladado tenia que empezar todo otra vez, hoy podemos continuar. Claro que hay algo de la presencia física que se pierde pero para compensar yo me apoyo con mails, whatsapp, para tener información previa si el paciente lo prefiere. Pero las sesiones son siempre por Skype o Facetime, porque para mi es fundamental ver al paciente y que el paciente me vea.

Ultima cosa: te has trasladado a Bruselas sin tus hijos, que se han quedado en Argentina. Que tal esta etapa? Como te sientes en tu nido vacío?

Silvia3 Maliha Mannan

Photo credit ©Maliha Mannan

Nosotros tenemos dos hijos, de 21 y 22 años. Esta es la primera vez que nos trasladamos sin ellos. Es muy extraño después de vivir más de veinte años de a cuatro volver a vivir de a dos. Ellos quedaron estudiando en la universidad en Buenos Aires, viven juntos en nuestra casa, en la casa familiar, así lo pensamos para que el cambio no fuera tan drástico para ellos.
Como todo tiene partes buenas y partes que no lo son tanto. Creo que la oportunidad para ellos es enorme ya que pueden tener la posibilidad de ser más autónomos y crecer. También es más fácil para nosotros saber que están juntos.
Por otro lado para nosotros es la posibilidad de hacer cosas entre nosotros y reencontrarnos y disfrutar de cosas que hace mucho no teníamos oportunidades de hacer. Por supuesto que si nos ponemos melancólicamente a extrañarnos entre todos vamos a sufrir, pero no es la idea, entonces programamos salidas, viajes y cosas para hacer juntos. Entonces mientras hacemos eso compartimos los proyectos, lo que es también una forma de estar juntos aunque vivamos a mas de 11.000 km de distancia.
Por supuesto que las redes sociales y la comunicación nos ayudan muchísimo, estamos muy comunicados por whatsapp, tenemos un grupo de la familia que es el lugar ideal para pasarnos fotos, novedades o simplemente bromear un rato cuando tenemos ganas.
Por ahora también me ayuda saber cuando ellos vienen o yo voy a ir. Siempre saber cuándo vas a ver al otro acorta el tiempo de espera.

 

Silvia Korenblum
Bruselas, Belgica
Septiembre 2016

Entrevista recogida por Claudiaexpat