Home > Topics > Family and Children > Children > Los niños y los terremotos
casa crollata

Están a punto de expatriar con sus hijos en una zona sísmica? Este artículo sobre los niños y los terremotos es para ustedes!

Cuando hablamos de terremotos, generalmente nos concentramos sobre nuestras reacciones de adultos. Pero nuestros hijos también tienen su propia percepción de estos fenómenos naturales muchas veces terribles…Y si bien en sus relatos el miedo es un factor constante, tampoco falta por supuesto una cierta dosis de humorismo… algo sobre lo cual nosotros, adultos, deberíamos reflexionar!

Lea, 11 años ( vivió en Tokio desde los 5 hasta los 10 años ) cuenta :

Cuando tenia 6 años viví mi primer terremoto. Era un lindo sábado al mediodía en pleno almuerzo. Estaba comiendo tranquilamente mi arroz a la salsa de soja cuando el departamento se puso a bailar de derecha a izquierda. Como era chica me parecía estar sobre una calesita, y me divertí mucho.
Mamá nos dijo de meternos bajo la mesa, yo pensé que hubiera sido más divertido hacerlo bajo las sillas, pero no discutí. Cuando había terminado de pensar, el terremoto también había terminado. En efecto había durado solo algunos segundos!
Más adelante he tenido más miedo porque el edificio se movía mucho y tuve miedo que se cayese de tanto que se bamboleaba. Una vez, era temprano, a la mañana, y estaban mis abuelos, y de tanto que se movía nos sentamos todos en el piso.

Elvira, 9 años (ha vivido en Tokio desde los 3 hasta los 8 años) y Mathilde, 9 años (ha vivido en Tokio desde los 6 hasta los 9 años), estaban en la misma clase en el LFJT (Liceo Franco Japonés de Tokio), y nos cuentan:

Hemos vivido cosas extraordinarias en Japón, en la ciudad de Tokio. Vivimos terremotos en la escuela, en el Liceo Franco Japonés. Durante todo el año hacíamos ejercicios de evacuación. Nos reuníamos todos en el patio o en el parque de Budokan. En la escuela cuando había un terremoto nos metíamos debajo de las mesas. Esto nos daba un poco de miedo.

Mathilde : Una vez me estaba levantando de una silla cuando todo empezó a temblar muy fuerte. Todo se movía. Teníamos miedo que el edificio se derrumbase.

Elvire :Yo vivía en el décimo piso y tenia miedo que el edificio se cayese. Había mucho ruido: los muebles, las puertas, los objetos …

Mattia, 11 años, vive en Perú. Ha vivido el reciente gran terremoto del 15 agosto del 2007. Y nos cuenta…

En el preciso momento en que comenzó el largo y aterrador terremoto estaba tranquilamente haciendo mis deberes de inglés, dibujando mi personaje. En ese instante sentí un leve estremecimiento y pensé “no, no es un terremoto…”, pero no fue así, en vez de parar se volvía cada vez más fuerte, y corrí bajo el marco de la la puerta más cercana. Miré a los ojos a Alessandro, mi hermano mayor, y en ese momento el terremoto se detuvo un poquito. Entonces él me gritó:” acá, rápido!”. Me precipité bajo la puerta de la cocina y con Rosa, mi empleada doméstica, nos contábamos chistes sin sentido para calmarnos. Y ahí comenzó el verdadero terremoto. Los vidrios hacían un ruido fuertísimo e insoportable, la mesa se movía, las cosas se caían, la luz temblaba y Rosa me decía “Ay! Mattia ! Ay! que miedo!”. En ese momento vi a mi perro, que yo creía que estaba muerto de miedo, pasar tranquilamente entre nosotros, bostezando, y esto me calmó. Lo que sí me llenó otra vez de pánico fue Rosa, que después del terremoto pensaba que enseguida iba a comenzar otro y me decía ” Ay! Mattia no, no me quiero morir, no !!!”.

En ese momento tenia muchísimo miedo, pero al mismo tiempo me gustaba sentir que la tierra se movía por todas partes. No sé porqué , pero me sentí todavía más aterrorizado después del terremoto, tenía ganas de irme, de escaparme a otro lugar, pero a la vez no tenía ningún otro lugar donde ir.

Lo que no me gustaba nada era el hecho que mis padres no estaban, y que no lográbamos comunicarnos con ellos. Pensaba: “15 agosto del 2007, un día que no olvidaré”. Después de un poco de tiempo llegaron Claudia y Giorgio, mis padres, y nos explicaron los riesgos de otro terremoto o de las réplicas, lo que hubiésemos debido hacer y nos contaron también que el epicentro estaba cerca de Ica y Chincha, nos contaron de los muertos, etc…

 

Cecilex y Claudiaexpat
Noviembre 2007

Foto © Luca Bonacini

Traducido del italiano por Rupex