Home > Testimonios > ¡Nuevamente de camino!
Vita d'Expat

María es una amiga italiana de Expatclic. Nos “conocimos” cuando ella vivía en Myanmar, a menudo ella aportaba en nuestros foros con pensamientos y experiencias interesantes. Ella luego se trasladó a Londres, la ciudad natal de su marido, y tuvo ahí a su segundo hijo. Perfectamente asentada y feliz, hace maletas de nuevo para seguir a su marido en su trabajo. Destino: Suazilandia. Lean esta hermosa entrevista donde María comparte sus sentimientos. ¡Muchas gracias, María!

Traducido del inglés por Mociexpat
Abril 2015

 

Viviste en Myanmar, donde trabajaste con una ONG, mientras criabas a tu hijo – ¿cómo fue la experiencia? ¿Cómo es Myanmar para las familias?

Me encantó Myanmar. Fue difícil al principio. Fuimos allí con mi hijo que acababa de cumplir 1 y nuestra llegada coincidió con la temporada de calor… 40 días con más de 40 grados de temperatura, cortes de energía continuos así que nada de aire acondicionado. Fue impactante. Pero luego llegó la lluvia y nos empezamos a establecerse y fue genial.

Maria8Soy una persona muy sociable y sufrir mucho cuando no tengo ninguna red social fuera de mi familia… Necesito contactar con amigos y gente interesante por lo que el inicio de una mudanza siempre es más difícil para mí de lo que es para mi marido. Pero tan pronto como empecé a establecer una red social, ya estaba contenta.

La gente de Myanmar es tan suave y encantadora y ¡adoran a niños! Es el lugar perfecto para una familia joven. Hay lugares increíbles para visitar y un montón de otras familias por lo que es muy fácil de socializar. Una desventaja es que es un país caro y vivimos los cambios cuando estuvimos allí. De hecho vimos a Aung San Suu Kyi ser liberado y toda la apertura del país al mundo exterior. Aunque se trataba de cambios positivos para el país, estos poco a poco hicieron más difícil nuestra vida. Los precios comenzaron a aumentar de forma exponencial, la demanda de plazas escolares internacionales se convirtió en mayor que la disponibilidad, el tráfico aumentó de un día para otro por lo que era mucho más difícil llegar a cualquier parte. Vimos todo esto y nos dimos cuenta de lo afortunados que habíamos sido en llegar cuando lo hicimos. Pero todavía es un país increíble.

Luego regresaste al país de tu marido, Inglaterra, y tuviste un segundo bebé. ¿Cómo fue adaptarse a Londres después de tantos años de ausencia?

Fue fácil. Habíamos vivido en Londres antes así que tenía a los amigos y a las redes sociales de antes. Sin eso, hubiera sido mucho más difícil. Además, Londres es el lugar perfecto para tener un bebé, hay muchas actividades para las madres y los bebés y es muy fácil conocer gente y hacer amigos. Depende mucho de tu carácter eso sí, porque los ingleses pueden ser bastante reservados.

Me encanta Londres, creo que es una ciudad increíble. El problema es que con dos niños pequeños, las oportunidades de aprovechar las ventaja que toda la ciudad tiene para ofrecer son limitadas, y las niñeras son muy caras, al final uno termina haciendo muy poco. A veces siento que no vale la pena. Pero voy a extrañar mucho.

Maria4

¿Fue difícil para ti encontrar un trabajo y volver a ser una madre trabajadora?

Sí, lo fue. Pensé que iba a encontrar un trabajo mucho más fácilmente y en verdad tomó un poco de tiempo y bastantes entrevistas. Pero encontré el trabajo perfecto. No está muy orientado a hacer carrera pero es interesante, no exige muchas horas y es de 4 días a la semana. No es el trabajo de mi vida, pero he aprendido mucho y me permitía salir cuando yo tenía que recoger y dejar a os chicos o estar pendiente de ellos. Pero, eso sí, con dos padres que trabajan y sin familia alrededor, ¡Londres es difícil! Estoy siempre en movimiento, siempre con la sensación de que no he hecho o no me he acordado o no he conseguido todo y si algo sale mal (como cuando un niño se enferma) todo el sistema se derrumba … siento que he corrido todo el tiempo y que no he llegado muy lejos. Necesito parar y reiniciar el sistema (si sabes a lo que me refiero).

Ahora está a punto de pasar a Suazilandia por el trabajo de su marido: ¿cómo te sientes al dejar su trabajo y hacer frente al nuevo país?

Una combinación de sentimientos, por supuesto.

Maria2Suazilandia, ¡guau! Nunca he estado (y vagamente he oído hablar de él antes) y no tengo ni idea de qué esperar. Creo que va a ser hermosa y probablemente tendré más ayuda para hacer funcionar a la familia. Esperemos que no nos quedemos atascados en el tráfico cada vez que queremos hacer algo al aire libre y con suerte la vida será un poco menos frenética, pero, por otro lado, ¿quién sabe cómo será? Es tan pequeña que podría encontrarla claustrofóbica y vamos a estar lejos de los amigos y la familia…de nuevo. Y los primeros meses serán difíciles y solitarios… PERO, lo que aún no he mencionado es que mi marido no estaba muy infeliz en Londres desde hace ya bastante tiempo ya que realmente no disfrutaba de su trabajo, así que siento que esta mudanza y el cambio van a ser muy beneficiosos para él y le estamos dando a nuestra familia la oportunidad de experimentar algo extraordinario. Estoy muy feliz de darles esto a mis hijos; creo que son muy afortunados.

En cuanto a mí, yo no estaba preparada para dejar mi trabajo. Mi jefe es encantador, mis colegas son un gran apoyo y realmente hacen el trabajo en equipo. Me parece bastante único. Dejar esto es difícil. Pero siento que la mudanza es lo mejor para mi familia y los empleos van y vienen (o al menos en el Reino Unido, supongo que no podría decir lo mismo de Italia), pero mi familia está siempre conmigo y esta vez esta es la decisión correcta… creo;) Yo también todavía tengo el deseo de aventura que me llevó a elegir este tipo de trabajo hace muchos años. Supongo que esto ayuda.

Como puedes ver, estoy confundida y con sentimientos encontrados, pero soy optimista.

De hecho lo eres, y dices que siempre encontrarás un trabajo, lo que para ti es muy importante. ¿Qué crees que podría pasar si no encuentras uno?

Eso no puede suceder. Si no encuentro uno supongo que tendremos que salir después de un año – este es el trato implícito que mi marido y yo hicimos – y realmente espero no tener que hacerlo. Yo no estoy renunciando a mi carrera por completo; incluso siento que sería una muy mala madre si lo hiciera. Así soy yo, tengo que trabajar. No necesito ir más y más alto, no soy ambiciosa y me encantaría trabajar a tiempo parcial, pero tengo que hacer algo interesante, que mantenga mi mente constantemente desafiada y ocupada.

La buena noticia es que parece que hay serias posibilidades para mí allá así que no estoy demasiada preocupada y, de todas maneras, necesito algo de tiempo para instalar a mi familia. Todo saldrá bien.

¡Todo lo mejor María, esperamos ansiosas que nos cuentes sobre Suazilandia!