vita

Anna es una periodista española que se ha formado y ha trabajado desde muy joven en Barcelona, su ciudad natal. En 2005 su esposo aceptó  un puesto como periodista en Washington, y Anna lo siguió con entusiasmo, junto a sus dos hijos que en este entonces tenían 5 y 11 años, respectivamente. Al cumplir cuatro años de estancia en los Estados Unidos, el marido de Anna fue trasladado a Israel, y es aquí, en Jerusalén donde he encontrado y entrevistado Anna. Con ella he hablado de su vida profesional y sus sentimientos respecto al mantener activa su carrera. Hoy les presentamos nuevamente su entrevista porque nos parece que es una buena fuente de inspiracion para mujeres que, como ella, siguen al marido sin renunciar a mantener su identidad profesional, El último gran trabajo de Anna es un libro interesantísimo sobre cuatro  mujeres hebreas ultraortodoxas – dos que han huido del judaísmo ultraortodoxo, dos que la han acogido. 

Gracias Anna!

 

Anna, eres periodista y toda tu vida has trabajado en la prensa  en España. Como te sentiste cuando a tu marido le propusieron trasladarse a los Estados Unidos?

La idea me entusiasmó desde el principio, ni me lo pensé dos veces porque era una oportunidad única para toda la familia. Para mi marido y para mi, tanto a nivel profesional como personal, y nuestros hijos, además, tenían la oportunidad de estudiar en ingles y, lo que es más importante, conocer de primera mano la cultura norteamericana. Pero ese traslado supuso dejar mi trabajo de forma temporal. Así que una vez acabada nuestra expatriación, que no se cuando será, retomare, eso espero, mi trabajo aunque la situación ahora es muy  critica. España esta pasando por una crisis tremenda.

Entonces has vivido cuatro años en los Estados y uno aquí teniendo que inventarte algo que hacer. Que es lo que te has inventado?

En Estados Unidos escribí un libro, escrito a cuatro manos con mi marido. Yo hice la primera parte centrada en diferentes aspectos de la sociedad norteamericana y el se encargó de la segunda, de la parte política. Fue una extraordinaria experiencia porque coincidimos con el nacimiento y el éxito Obama. Con el “Yes we can”. Vivimos una época histórica que según los analistas no se vivía desde la carrera presidencial que llevó a Kennedy al poder. Escribir este libro, titulado “Look at esto. La vida debajo del armonioso césped de America”, me permitió profundizar en esos pequeños detalles de la sociedad estadounidense que te permiten entenderla. Ha sido una buena manera de disfrutarla el doble.

Como ha surgido la decisión de escribir un libro? Tenias contacto con algunas editoras, o has decidido escribir y después proponerlo?

Escribir es mi trabajo, soy periodista, me  he formado en eso, así que para mi el libro era la continuación natural de lo que estaba haciendo en España. Tenia contactos con algunas editoriales porque antes de la publicación de este libro Albert, mi marido, y yo, ya habíamos publicado otro y yo, en solitario, también. “Look at esto”, escrito en catalán, es pues mi tercer libro. Pero es cierto que no empecé a buscar editorial hasta que el libro estuvo muy avanzado porque no quería tener ningún tipo de presión, de fecha de entrega. Así podía escribir con tranquilidad. Soy una mujer que escribo despacio, necesito mucho tiempo para pensar.

Cual crees que es el principal problema de las mujeres expatriadas? 

Alejarte de tu puesto de trabajo. Por un lado, aprendes muchísimo. Tienes una experiencia vital extraordinaria. Es un lujo vivir así. Pero, no nos engañemos, también tiene una parte, digamos, complicada porque te alejas del mercado laboral y, en algunos casos, puede significar dejarlo para siempre. Y eso, en algunas mujeres, incluso puede ser motivo de conflicto con su pareja.  Además se trata de una doble renuncia, la renuncia profesional y también la económica. Creo que en esta situación lo mas importante, si es posible, es reinventarse, redecorar tu vida, buscar una ocupación que te de la sensación que formas parte del sector productivo. Lo importante es no estancarse, evolucionar, aprender y buscar un sitio, por pequeño que sea, en el que puedas desarrollar tu capacidad. Aunque para aquellas mujeres que viajan constantemente encontrar ese equilibrio debe ser muy complicado. Hay que echar mano de la imaginación.

Entonces tu crees que la mujer expatriada, de una forma u otra, debe encontrar su sitio en la sociedad productiva? 

Decorando la vita2Para mi es básico. Es básico salir, desarrollarse, ganar dinero, por poco que sea. Las expatriadas tienen una oportunidad única que, bien aprovechada, te hace crecer como persona y también como profesional. En mi caso me ha servido para centrarme en la escritura, es decir, mejorarla porque he tenido tiempo para reflexionar y para escribir con tranquilidad. Nunca, nunca me he sentido aburrida. Y creo que cualquier mujer puede encontrar su sitio fuera de su país. Aunque eso implica una dosis de imaginación y de sobreesfuerzo, sobretodo si se tienen hijos porque son ellas las que se tienen que encargar, por motivos obvios, de aclimatar a los hijos al nuevo país. También es una buena ocasión para estudiar, para hacer todo aquello que no se puede hacer cuando una vive en su propio país. Vivir en otro país es una escuela de vida para toda la familia. Ahora, cuando ya llevo casi un año viviendo en Jerusalén, estoy buscando material para un nuevo libro. Ya veremos que sale.

Pero escribir libros, estudiar, o intentar otros caminos cuando una no tiene marcos fijos y bien claros (que es lo que pasa normalmente en expatriación) puede revelarse muy duro o hasta imposible. Como te has organizado tu?

Claro que hay que ejercer una cierta autodisciplina. En la vida de la mujer expatriada siempre hay un primer periodo medio caótico, durante el cual tiene que desempeñarse para que el entorno se organice bien – los hijos/as, la escuela, el circulo social, una rutina que haga sentir toda la familia segura. Pero este periodo termina y una se encuentra de repente con marido e hijos bien  ambientados y con un vacío que hay que llenar. Yo trato de mantener una rutina aprovechando de las mañanas, cuando los hijos están en la escuela: me voy a escribir en una biblioteca porque me gusta la calma del lugar y favorece mi concentración. A pesar de que pueden haber momentos complicados, lo que tengo clarísimo es que yo también trabajo y, como mujer trabajadora que soy (en mi caso escribiendo un libro), necesito tiempo para mi, para mis entrevistas, para escribir, para reflexionar. Vale, tengo dos hijos y un marido que nunca sabe donde puede estar mañana, pero una buena organización me ayuda a continuar con mi vida profesional y disfrutarla. Hay que aprovechar el momento porque la vida es mas corta de lo que pensamos.

 

Entrevista de Claudiaexpat
Junio 2010

Foto principal de Jean Clauzet

Ya que estás por aquí…

¿podemos pedirte que nos invites un caffe ? ¡Es una broma!, pero solo hasta cierto punto. Quizás has notado que Expatclic no tiene publicidad ni contenidos pagados. Desde hace 13 años trabajamos para proporcionar contenidos y una asistencia de calidad a las mujeres expatriadas en todo el mundo. Pero mantener un sitio tan grande conlleva muchos gastos, que cubrimos en parte con nuestras cuotas de adhesión a la asociación que maneja el sitio, y con donaciones libres de quienes nos aprecian y quieren que sigamos trabajando. Si tu pudieras darnos aunque sea un pequeñísimo aporte para cubrir el resto, estaríamos inmensamente agradecidas. ♥ Puedes ayudarnos con una donación o haciendote socia honoraria. Gracias de todo corazon.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*