Home > Asia > Israel/Territorios Ocupados > Conduciendo en Jerusalén

Claudiaexpat utiliza sus tres años de experiencia en Jerusalén para darnos algunas informaciones y consejos para conducir en su ciudad de acogida.

Si se instalan en Jerusalén, podrían querer tener un auto. La compra de un auto aquí generalmente sobreviene pasándose la voz – los expat parten y venden sus autos continuamente. Los colegas de oficina (de ustedes o de sus maridos) están al corriente de las buenas ocasiones. Como alternativa pueden visitar los sitios web como: www.jerusalemexpatnetwork.org, www.englishpal.ps y https://www.janglo.net/. Sin embargo, solo los que poseen un pasaporte o status diplomático pueden comprar un auto con patente Blanca (o sea diplomática). Si este no es el caso, tendrán que comprar un auto con “patente amarilla”, lo cual está muy bien aunque no puedan gozar de los beneficios y de las libertades concedidas a los que manejan un auto con patente blanca. Esto incluye generalmente el hecho que la policía tiende a no molestar a los diplomáticos y por lo tanto cierran los ojos si estacionan en un lugar equivocado (por ejemplo, en la vereda, sobre las líneas blancas o rojas, o en los lugares reservados para los residentes) o si usan los carriles amarillos, reservados al transporte público y a los taxis. Esto no significa que todo lo que acabo de nombrar sea legal: las patentes blancas deberían comportarse como lo hacen todas las otras, pero de hecho todas estas infracciones por parte de ellos son toleradas. Por el contrario si manejan un auto normal de patente amarilla, deben estar muy atentos y atenerse estrictamente a todas las reglas, porque la policía donde sea que esté es muy inflexible y las multas son bien saladas. Las multas más comunes son por las siguientes razones:

  • Estacionamiento en lugares prohibidos (hablaré extensamente del estacionamiento más abajo), de 100 a 500 NIS
  • Viajar sin el cinturón de seguridad, 250 NIS (por persona que no lo está usando )
  • Hablar por celular mientras se está manejando, 1,000 NIS
  • Ir por los carriles amarillos, 250 NIS
  • Viajar con las luces apagadas (obligatorio mantenerlas siempre encendidas desde el mes de octubre hasta el mes de abril), 250 NIS

Si no quieren malgastar su dinero les aconsejo calurosamente prestar atención.

Guida_a_Geru3Manejar en Jerusalén es cualquier cosa menos relajante. Aunque la ciudad es relativamente pequeña, y se moverán probablemente siempre por los mismos lugares, hay muchos factores que podrían confundirlas:

  • Los carriles “blancos” y “amarillos” no tienen nada que ver con los colores de las patentes: como en muchos otros países los carriles blancos son para todos, aquellos amarillos para el transporte público y para los taxis. Puede ocurrir, sobre todo al inicio cuando aún no conocen bien las calles, que se encuentren de improviso y sin tener otra alternativa llegando a un carril amarillo. Con el tiempo aprenderán bien los recorridos y ya no será un problema, pero al inicio deberán estar atentas.
  • Los carteles en general son en tres lenguas: hebreo, árabe e inglés, y si no son lectoras rápidas podrían confundirse. Sobre todo en las grandes avenidas que llevan hacia la periferia de Jerusalén los carteles muchas veces sirven para confundir más que para ayudar, a menos que sepan exactamente donde tienen que ir y descubran anticipadamente cuales son las grandes arterias que las llevarán a destino.
  • En general los conductores en Jerusalén son bastante nerviosos, y si se detienen donde no pueden (por ejemplo, a leer un cartel) o aminoran la marcha y manejan de manera incierta, aquellos detrás de ustedes comenzarán a tocarles bocina, poniéndolas probablemente nerviosas.
  • También los semáforos al inicio pueden ser motivo de confusión: algunos cruces pueden tener hasta cuatro o más opciones (derecho, derecho por carril amarillo, izquierda, derecha) y las luces cambian en diferentes momentos, por lo tanto deben estar muy atentas a cuando les llega el turno. Antes de poner la luz verde los semáforos muestran durante unos pocos segundos la luz amarilla, y allí pueden ya comenzar a ponerse en marcha ( de otro modo la persona que esté detrás de ustedes se pone nerviosa)
  • Aquí en general no se respeta la cola – encontrarán siempre a alguna persona que pasa al costado de una larga cola de autos (por ejemplo frente a un semáforo) y se pone adelante. Es considerado normal y ampliamente aceptado, pero puede ser, naturalmente, muy difícil de digerir para quien viene de una culture extranjera. Sepan que si insisten en no dejar pasar al auto que se quiere meter adelante de todos, pueden provocar una gran sorpresa (y rabia, en algunos casos). Algunos conductores se les ponen incluso al lado y les tocan bocina para pedirles explícitamente que los dejen entrar.
  • En la parte oeste de la ciudad es raro que la gente (tanto a pie como en auto) agradezca si las dejan pasar.

Una vez que estén habituadas a las reglas (legales y comportamentales) encontrarán que la forma de manejar en Jerusalén es totalmente aceptable y a veces hasta agradable – estar relajadas al volante les permitirá mirar alrededor y descubrir que la variedad de tipos humanos no es algo que falte en Jerusalén!

Presten atención cuando atraviesen los barrios hebreos ultra ortodoxos. Los autos que llevan el logo de las Naciones Unidas u otros logos de organizaciones internacionales son mal vistos, a veces arremeten contra ellos a pedradas (le sucedía frecuentemente a una amiga que tenía un auto UN y pasaba por Mea Sharim- el más antiguo barrio ultra ortodoxo de Jerusalén , en posición central – para ir a buscar a su hija a la escuela anglicana). Mea Sharim tiene una alta concentración de cochecitos de bebé, y las veredas en general son muy estrechas, por lo tanto manejen con la máxima atención , y muy lentamente. Vístanse siempre con mangas largas cuando entren al barrio.

Guida_a_GeruEl estacionamiento merece un capítulo aparte: como decía más arriba, a menos que tengan un auto con patente blanca, deberán aprender donde se puede estacionar y donde está absolutamente prohibido. En las zonas centrales de la ciudad hay tres tipos de franjas: rojas y amarillas delimitando el espacio reservado para carga y descarga; rojas y blancas significa que está prohibido estacionar; azules y blancas son para los espacios de estacionamiento a pagamento. Pueden pagar de varios modos:

  • Inserir las monedas en los parquímetros que están sobre las veredas ( aceptan monedas de 10, 5, 2, 1 0,5 e 0,10 ) hasta un máximo de dos horas (11,20 NIS)
  • con un boleto que compran en las máquinas de las zonas de estacionamiento, se encuentran siempre en posiciones muy cómodas. Aceptan las mismas monedas que los parquímetros, y mientras las van introduciendo verán hasta que hora les está permitido quedarse en el estacionamiento. Cuando llegan al horario deseado, aprietan el botón verde: les darán un boleto, que deberán exponer muy claramente bajo el parabrisas o (muchos prefieren así) encastrar en la ventanilla del conductor.
  • Pueden comprar aquellos que nosotros llamamos “raspa y vence” (5,60 NIS por hora) pero son un poco más complicados porque están escritos en hebreo, y deben por lo tanto preguntarle al negociante como deben rasparlos (al menos la primera vez). No encontrarán siempre fácilmente los negocios que los venden ( en general son papelerías o droguerías) pero pueden comprar varios de una vez y tenerlos a mano en el auto para las ocasiones en que no logren encontrar las máquinas para el estacionamiento ( cosa que raramente ocurre)
  • La mejor solución es de todos modos comprarse un Easypark, una maquinita que encontrarán en los puestos de gasolina y en las oficinas de correo a un costo de 109 NIS y que pueden recargar en esos mismos lugares. Pídanle a quien se las venda que se las configure sobre el área de estacionamiento de Jerusalén (nr. 2). Es muy fácil de usar y aplica la misma tarifa oficial de la municipalidad (5,6 NIS por hora). Pónganlo en la ventanilla del conductor, y acuérdense de apagarlo cuando vuelvan al auto – igualmente es difícil olvidarse porque suena constantemente para avisar que está encendido. Pueden setearlo para tener al máximo dos horas consecutivas de estacionamiento.

Guida_a_Geru2

Hay áreas particulares donde el estacionamiento no está reglamentado (por ejemplo en la periferia) y pueden estacionar en cualquier lado, prestando atención siempre, naturalmente, a la señal internacional azul y roja de prohibición de estacionamiento. En algunos lugares pueden causarles perplejidad algunos carteles amenazantes escritos en hebreo; en general indican que los lugares están reservados exclusivamente a los residentes o que están destinados a situaciones especiales, tipo zonas para ambulancias. Ante la duda busquen estacionamiento en otro lugar. Jerusalén tiene un montón de estacionamientos privados (subterráneos y no subterráneos) que son muy caros, pueden costar hasta 16 NIS la hora. Al este hay estacionamientos donde se paga una cantidad fija por el día entero, hay uno así, comodísimo, frente al YMCA y al Legacy Hotel en Nablus Rd. Pagarán 20 NIS independientemente de cuanto se queden en el arco de 24 horas .

Una vez que se hayan comprado un auto (el procedimiento es bastante simple y usualmente es explicado por el vendedor), necesitaran un seguro. En Israel hay un seguro obligatorio, y además la empresa les propondrá diversas alternativas para que protejan sus autos. Les recomiendo dos compañías de seguros:

Tubiah
Keren Kayemet 23
Rehavia
Tel. 02 5661122
El titular habla inglés

Harel Group
https://www.harel-group.com/
Pueden preguntar por Sabrina, habla inglés, tel. 02 6244776 / 6255503

El seguro obligatorio cuesta alrededor de 900 NIS, pero la suma puede variar de acuerdo a la edad y al modelo del auto. En general la compañía los llama cuando el seguro se está por vencer. Muy importante: el seguro no reembolsa nada en caso de accidente, aún si no fue culpa de ustedes, a menos que tengan una licencia de conducir israelí.

En realidad pueden manejar con la licencia de conducir internacional o local por 6 meses después de la primera llegada a Israel. Una vez pasado este período deben hacerse la licencia israelí. Según el tipo de visa que tengan, deberán pasar o no un examen de manejo. Si tienen una visa de servicio o diplomática, en el caso en que la oficina para la cual trabajan no se haga cargo, este es el procedimiento:

  • deben ir al Ministerio de Trasportes en el Kalal Building en Jaffa Street. Lleven su licencia de conducir (aquella de su país de origen), el pasaporte con una visa valida y cualquier documento de identidad israelí que puedan tener. Controlarán y fotocopiarán los documentos, y les darán un número de registro;
  •  deben hacerse un examen de la vista. Vayan a ver a un óptico que haga estos exámenes para obtener la licencia de conducir (uno es Six/Six Shop en el 23 de Ben Yehuda Street) llevando el número de registro y el pasaporte. Les darán un certificado después del examen
  • vayan al Licence Bureau en Pierre Street, Talpyot. Entreguen todos los documentos (número de registro, certificado del oculista, pasaporte, eventualmente algún otro documento de identidad, patente) y dos fotos , y ellos emitirán una hoja para que puedan conducir provisoriamente, que podrán usar hasta cuando sea emitida la licencia de conducir israelí ( al menos dos semanas después, siempre en Pierre Street).

El procedimiento descripto más arriba será el mismo también si tienen otro tipo de visa (B1 u otro), pero además deberán pasar un examen de manejo con un instructor israelí. Les aconsejo llamar a Ameer (tel. 052 2914512), que las puede asistir en todo esto, ocupándose también de ayudarlas en la gestión de algunos documentos (con un notable ahorro de tiempo para ustedes). Tengan presente, entre todo, será alrededor de 1,500 NIS ( alrededor de 300 euros).

Si quieren alquilar un auto para los primeros días, encontraran alquileres de autos en King David Street (Sixt, Avis, Hertz y otros).

Al Este está Good Luck Rent-a-car, justo a la entrada de Sheik Jarrah, al lado del Olive Tree Hotel, tel. 02 6277033, o Middle East Car Rental en Nablus Rd. tel. 02-6262777.

Al oeste alquilan autos a los menores de 25 años, a un precio mayor, en el este no. En el oeste les dirán que no vayan al West Bank, porque en caso de problemas con el auto, no los van a ir a buscar, los del este van a todos lados.

Gasolina y gasolineras

Hay puestos de gasolina por todas partes, tanto al este como al oeste. La gasolina cuesta 7,6 NIS por litro. Pueden pedirle al empleado que se las ponga o pueden ponerla ustedes. En este caso deben entrar al negocio y pedirles que “liberen” el distribuidor que piensan usar (les preguntarán como van a pagar – cash o carta de crédito- y cuanta gasolina quieren).

Mecánicos

En este punto no puedo ayudarlas mucho, tengo un mecánico del cual no estoy enteramente satisfecha, por lo tanto evito darles el nombre. Pregunten por ahí, hay algunos muy buenos, a veces es difícil encontrarlos, y la lengua puede ser una barrera, pero no es imposible. En Talpyot hay muchos mecánicos, y también están los talleres de Peugeot, Toyota, etc., donde, en efecto, muchos expatriados llevan a reparar sus autos (pero son todos carísimos)

El auto deberá pasar una revisión anual (cada tres años si la compran nueva). El mecánico se puede encargar, o pueden llevarla ustedes mismas al lugar oficial, a Talpyot: después de la rotonda con la pelota que gira sobre el agua, viniendo de la German Colony, continúen derecho por un par de cientos de metros y encontrarán el lugar que buscan a su izquierda, lo reconocerán porque siempre hay una larga fila de autos en su exterior. Entreguen los documentos del auto y el pasaporte a las señoritas de los bancos, dejen los autos con los empleados, y esperen. El costo es de 100 NIS.

Buena conducción, y no duden en contactarme si necesitan alguna otra información o aclaración.

Claudiaexpat
Jerusalén
Abril 2013

Traducido del italiano por Rupexpat

(Visited 999 times, 1 visits today)

Ya que estás por aquí…

¿podemos pedirte que nos invites un caffe ? ¡Es una broma!, pero solo hasta cierto punto. Quizás has notado que Expatclic no tiene publicidad ni contenidos pagados. Desde hace 15 años trabajamos para proporcionar contenidos y una asistencia de calidad a las mujeres expatriadas en todo el mundo. Pero mantener un sitio tan grande conlleva muchos gastos, que cubrimos en parte con nuestras cuotas de adhesión a la asociación que maneja el sitio, y con donaciones libres de quienes nos aprecian y quieren que sigamos trabajando. Si tu pudieras darnos aunque sea un pequeñísimo aporte para cubrir el resto, estaríamos inmensamente agradecidas. ♥ Puedes ayudarnos con una donación o haciendote socia honoraria. Gracias de todo corazon.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*