Home > Asia > Japón > Consejos de Viaje para Japón
kyoto

Escribí esta “postal de Japón” hace unos años cuando tuve la suerte de visitar Japón en junio. Todos los consejos dados sobre Tokio, Kioto e Hiroshima, y ​​los enlaces de referencia siguen siendo válidos, verificados con viajeros recientes.

En primer lugar, antes de partir hacia Japón, se debe comprar el Japan Rail Pass, una tarjeta que te permite viajar en la mayoría de los trenes dentro y fuera de Tokio, y que ahorra mucho dinero en el muy eficiente pero costosísima red de transporte japonesa. Este pase no se puede comprar en Japón. Se puede solicitar en línea y hacer que FedEx lo envíe a su casa (casi en cualquier parte del mundo) (calcule al menos dos días hábiles completos para recibirlo) o comprarlo en una agencia de viajes japonesa en su ciudad (aquí está la lista completa del mundo).

Antes de usar el pase, debe cambiarlo. Esto generalmente se realiza en el aeropuerto apenas se llega (la oficina de Japan Railways en Narita se encuentra en el sótano, está bien indicada y es fácil de encontrar). El pase es válido por una semana a partir de la fecha de emisión (que puede elegir, por lo que si se queda más de una semana, haga sus cálculos bien), y debe tenerlo siempre consigo cuando viaje en tren. A pesar del pase, se debe emitir un boleto antes de viajar. El pase cubre el costo, pero debe dirigirse a la taquilla e indicar qué tren desea utilizar. También puede usar asientos no reservados en los trenes, que se encuentran en los primeros tres vagones.

El aeropuerto de Narita es uno de los aeropuertos más inteligentes y mejor organizados que he visto. No tendrá problemas para moverse adentro y/o llegar a él. Además, los japoneses son realmente serviciales y amables y se desviven por ayudarte.

Visité tres lugares: Tokio, Kioto, Hiroshima.

Tokio

giappone

Electric Town

Dormí en dos hoteles diferentes. El primero (que recomiendo) es Edo Sakura. Está en la línea de metro Hibyia, parada Iriya (la que está después de Ueno). Es el típico alojamiento japonés, cálida bienvenida, hermoso y confortable.

El segundo es el Hotel Akihabara Washington, en la estación de metro Akihabara, moderno y cuadrado, pero con una excelente atención al cliente y perfectamente equipado con todas las comodidades (además de estar ubicado en una zona muy interesante).

Es fácil moverse tanto con el metro como con los trenes elevados. Lleva un tiempo salir de la telaraña de colores de las líneas, pero se aprende lo suficientemente rápido y, en cualquier caso, siempre hay alguien listo para ayudar e incluso acompañar físicamente hasta la parada o la máquina donde se pueden comprar los boletos. Las máquinas también funcionan en inglés, y todas las estaciones están indicadas en japonés e inglés.

Tokio es enorme y hay mucho que ver. Mucho depende de tus gustos e intereses. Incluso en unos pocos días, uno puede hacerse una idea de la Tokio más moderna, brillante y loca, así como de la más antigua y tradicional. Esto es lo que yo hice:

Tempio Meiji-jingu

giappone

El Scramble

Me lo habían recomendado como uno de las más bellos de Tokio. No me arrepentí de haber ido. La entrada y el parque que lo rodean son hermosos, y la atmósfera sugestiva. Desde allí, caminé hasta Shibuya: es un tramo corto y a mí me encanta caminar, creo que es la única forma de estar realmente en contacto con una ciudad. En Shibuya existe la famosa intersección llamada “Scramble”, parece que es la más concurrida del mundo. Literalmente me enamoré del área y nunca me cansé de mirar la sincronía perfecta con la que los peatones y los vehículos pasan primero, en absoluto silencio. Era un día lluvioso, y era increíble ver a ese ejército de sombrillas de colores moverse al unísono. Recomiendo tomar un café en el bar Occitane, traten de conseguir una mesa junto a la ventana, porque realmente vale la pena. Toda la zona de Shibuya merece ser visitada, con sus coloridas calles, luces de neón y enormes videos. También me gustó Shinjuku por la noche, es como estar en una película.

Akihabara

Estuve allí en la segunda parte del viaje, es otro lugar loco. Una parte del vecindario se llama Electric Town, porque parece que este es el lugar donde se encuentran todos los tipos de dispositivos electrónicos y relacionados, nuevos y usados. De nuevo, las pantallas gigantes y las luces de neón abruman. Continuando desde el Electric Town hacia Jimbocho, se encuentra una calle llena de librerías de libros de segunda, la mayoría de ellos en japonés, por supuesto, pero sin duda merece una visita por el ambiente. Una de estas tiendas se llama Ohya Shobo, y entrar es como retroceder en el tiempo; tiene muchos mapas antiguos, mangas de la era Edo y libros antiguos.

Continuando hacia el este, se encuentra otra área interesante: el parque con el Yasukuni-jinja, un monumento conmemorativo para las víctimas japonesas de la guerra (busque su historia y las controversias de las que está rodeado, son interesantes). En este parque el domingo hay un bonito mercado de antigüedades. Más al este, se llega a Kagurazaka, un antiguo distrito de geishas. Es un poco difícil encontrar las calles empedradas donde vivieron y trabajaron, y no es nada espectacular, pero es el vecindario en general lo que es interesante, con tiendas, restaurantes tradicionales y pequeños rincones con encanto.

Asakusa, Ueno y Yanaka

Me encanta sumergirme en el pasado, así que visité Asakusa, Ueno y Yanaka por todas partes. Asakusa tiene un hermoso templo (https://www.asakusajinja.jp/english/); para llegar se pasa por un camino turístico con puestos de todos los tipos de baratijas japonesas que se puedan imaginar. Ueno y el Museo Nacional no están lejos del templo. Si te gusta caminar, en unos veinte minutos llegarás al Museo Nacional de Tokio. Este es un museo magnífico y lleva mucho tiempo visitarlo todo. Como tenía muy poco, hice el primer piso y una pequeña parte de la planta baja, que dan una buena idea de la historia y el arte japoneses.

giappone

La entrada del Rampo

Frente al museo hay un bonito parque, donde se encuentra el zoológico. No lo visité (aunque tuve la tentación de ir a ver a los dos pandas que viven allí), primero porque los zoológicos me deprimen profundamente, y segundo porque tenía muchas ganas de visitar Yanaka, una parte que había oído decir que todavía muestra el ambiente tradicional de Tokio. Y, de hecho, hay una agradable caminata (la guía Lonely Planet ofrece un itinerario detallado).

Es un Tokio muy diferente al que ves en Shibuya. Tiene casas de un piso, muchos templos, calles pequeñas y tranquilas. En uno de estos encontramos un pub rarísimo, que es una experiencia en sí misma: una especie de mezcla creativa de estilo japonés, máscaras africanas, colecciones de amantes de los gatos y música de jazz. El lugar perfecto para tomar un refresco y descansar un poco. Se tarda aproximadamente dos horas en completar el recorrido por Yanaka, y dependiendo del día y la hora en que se visite, se pueden hacer paradas en algunas galerías de arte y visitar el interior de los templos (la mayoría cierra entre las cuatro y cinco de la tarde).

Kioto

En Kioto dormí en un agradable apartamento de estilo japonés, uno de los muchos en una calle muy tranquila de casas de un piso. Perfectamente organizado (la información sobre los alojamientos se consigue en una agencia cercana a la estación central de trenes de Kioto) y práctico en muchos aspectos, incluida la ubicación, el NISHI-NO-TAI es perfecto si se desea relajarse en un lugar relativamente amplio después haber caminado como loco en el hermoso Kioto.

 

kyoto

El Pabellón de Oro

 

Permítanme comenzar aconsejando planificar bien y al principio todo lo que se quieren ver. A menos que se tenga muchos días para pasar en Kioto, es importante decidir de antemano qué ver y planificar los viajes con cuidado. Lo digo porque muchos de los lugares más interesantes se encuentran en lugares a veces muy distantes entre sí, algunos incluso fuera de Kioto. Otra cosa, lleva un tiempo moverse: los autobuses funcionan perfectamente, pero se detienen con frecuencia y la ciudad es muy grande. Hay muchos recursos en Internet que ayudan a saber de antemano lo que se quiere ver en Kioto. Esto es lo que hice yo (sin ningún orden en particular):

Gion y Ponto Cho

Se puede comenzar desde Ponto Cho, un distrito tradicional de Kioto atravesado por calles estrechas llenas de faroles rojos, y llegar a Gion, el distrito geishe más famoso (y hermoso) de Kioto. En Ponto Cho hay muchos bares y restaurantes, algunos de los cuales tienen terrazas con vistas al río. Es muy agradable cenar allí, pero caro. Los restaurantes en Gion también son muy caros, pero puedes encontrar lugares más baratos si vas a la izquierda al final de Ponto Cho. Allí comí sushi en la cinta transportadora de Musasi Sushi, un lugar divertido y de ninguna manera caro. Gion es espectacular, especialmente de noche.

Daitoku-ji

Es un grupo encantador de templos zen con hermosos jardines.

Arashiyama

Es el bosque mágico de bambú en el barrio de Arashiyama y Sagano. Esperaba que fuera más grande, pero sigue siendo un lugar muy agradable, incluso si la presencia masiva de turistas arruina la atmósfera. Al final del bosque se puede visitar Okochi Sanso, la villa de un actor japonés fallecido que ahora es una base para las artes. Bonito jardín y vista impresionante.

Sanjusangendo

Es probablemente el lugar que más me gustó. Es un templo que alberga 1001 estatuas de Kannon, la diosa de la piedad. Es un corredor largo y estrecho donde las estatuas se colocan muy cerca una de la otra y rodean a la más grande. Todo tiene un ambiente muy extraño. No se pueden tomar fotos.

Kyomizu-dera

 

kyoto

Es un templo que lleva algo de tiempo porque tiene muchos puntos interesantes para ver. Permanezcan por mucho tiempo en el templo principal, la fuente de agua sagrada y el cementerio. Antes o después de visitar el templo, vayan a las dos calles adyacentes, son encantadoras con sus antiguas casas de madera, tiendas tradicionales y restaurantes interesantes.

Fushimi Inari Taisha

Es un lugar fabuloso. Se tarda mucho en verlo bien porque la caminata completa es de un total de 4 kilómetros. La mayor parte de la ruta está rodeada de torii rojos (puertas japonesas tradicionales), que hacen que la atmósfera sea mágica.

Kinkakuji

Es el Pabellón de Oro que sirvió como villa de verano para el shogun Ashikaga Yoshimitsu. Hoy es un templo zen y es sugerente porque sus dos pisos superiores están cubiertos con hojas de oro. A pesar de su belleza, sin embargo, no lo disfruté completamente; al final es una visita rápida y uno no se puede acercar.

Tetsugako-no-Michi (El camino de los filósofos)

Es un paseo agradable, pero si tiene un tiempo limitado, no lo sugiero como prioridad. También imagino que el mejor momento para visitar esta zona peatonal es cuando florecen las cerezas, o en el otoño cuando las hojas de los árboles son todas rojas y amarillas. Caminas junto a un pequeño canal bordeado de pequeñas casas de madera y algunas tiendas tradicionales.

Mis recomendaciones para Kyoto:

  • Planificar con anticipación, pero dejando tiempo para perderse en los templos y descubrir la belleza de los caminos más escondidos;
  • Tener cuidado con las bicicletas. Parece absurdo, pero son un riesgo real. La mayoría de las bicicletas viajan por las aceras, y si te mueves repentinamente sin mirar por encima del hombro, a pesar de la habilidad de los conductores, puedes ser golpeado. Siempre mire hacia atrás cuando esté en las aceras, y cuidadosamente a la derecha e izquierda cuando cruce la calle.
  • Se usa mucho el autobús. El costo de un boleto de ida es fijo (240 yenes se pagarán al final del viaje, antes de salir del autobús). Debe tener la cantidad correcta en dinero, pero hay una máquina para cambiar los billetes al lado del conductor, y debe pagar cada vez que se sube a un nuevo autobús, sin importar cuántas paradas. Le recomiendo que compre un pase de un día (500 yenes), que puede encontrar en la estación central y en las paradas de los autobuses más grandes (hay máquinas que los venden);
  • Se entra y sale continuamente de los templos y, por lo tanto, hay que quitarse y ponerse los zapatos una y otra vez. Si desea ahorrar tiempo, póngase zapatos sin cuerdas.

Hiroshima

El Monumento a la Paz

Aquí dormí en un hotel muy pequeño pero decente, el Sansuy Riokan. La dueña es una dama agradable y eficiente, y la ubicación es perfecta para visitar los lugares más interesantes.

Hiroshima es una experiencia extraña. Cuando bajas del tren en la estación, es como darse un chapuzón en los años setenta. Obviamente, la ciudad fue completamente reconstruida después de la bomba, y parece que todos los esfuerzos se concentraron en ese período, y luego se detuvieron repentinamente para permitir que los habitantes le dieran un alma a la ciudad. El ambiente es amigable pero extrañamente firme.

Visité el Museo Memorial de la Paz, que es impactante incluso si está totalmente ausente del contexto histórico. Se muestran muchos objetos que recuerdan la destrucción causada por la bomba, pero no hay una explicación de lo que estaba sucediendo en ese momento y el papel de los poderes involucrados. Encontré las historias de los niños particularmente apremiantes, y salí con la sensación de que a pesar de toda la destrucción causada por las guerras, todavía tenemos un largo camino por recorrer para hacer de este planeta un lugar pacífico y seguro.

Fuera del museo hay un gran parque que alberga varios monumentos, pero el punto más impactante es, sin duda, el Monumento a la Paz de Hiroshima. Este sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO es lo que queda de un recinto ferial diseñado por el arquitecto checo Jan Letzel. Es el único edificio en la ciudad que sobrevivió a la bomba. Hubo una discusión muy acalorada sobre si mantenerlo o destruirlo por completo, y al final se decidió mantenerlo como un memorial y un símbolo de paz. Vale la pena tomarse un tiempo para caminar y respirar la atmósfera.

Aparte de esto, no hay mucho más que ver en Hiroshima. Por la noche, sin embargo, aconsejo no perderse un buen okonomiyaki, la deliciosa especialidad de Hiroshima.

 

Claudia Landini (Claudiaexpat)
Yakarta, Indonesia
Junio2015
Fotos ©Claudia Landini
Traducido del italiano por Mociexpat

 

(Visited 5 times, 1 visits today)

Ya que estás por aquí…

¿podemos pedirte que nos invites un caffe ? ¡Es una broma!, pero solo hasta cierto punto. Quizás has notado que Expatclic no tiene publicidad ni contenidos pagados. Desde hace 15 años trabajamos para proporcionar contenidos y una asistencia de calidad a las mujeres expatriadas en todo el mundo. Pero mantener un sitio tan grande conlleva muchos gastos, que cubrimos en parte con nuestras cuotas de adhesión a la asociación que maneja el sitio, y con donaciones libres de quienes nos aprecian y quieren que sigamos trabajando. Si tu pudieras darnos aunque sea un pequeñísimo aporte para cubrir el resto, estaríamos inmensamente agradecidas. ♥ Puedes ayudarnos con una donación o haciendote socia honoraria. Gracias de todo corazon.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*