Home > América Latina > Perú > Cuarentena y coronavirus a distancia
coronavirus a distancia

Mociexpat nos cuenta como está viviendo ella esta cuarentena y el coronavirus a distancia.

 

Se que esto de la distancia no es una novedad para nadie en estas épocas de pandemia. Justamente de eso se trata el distanciamiento social: mantenernos distanciados, incluso de quienes mas queremos, así vivan a cien metros de nuestras casas.

Además, particularmente en esta comunidad, la distancia es aún menos novedosa; no se trata solo de metros, o cientos de kilómetros, sino de miles. Muchos están en estos días lejos de padres o de hijos que están en otros países (o continentes).

Estaba hasta disfrutando la pausa obligada y la posibilidad de pensar.

Mi caso es “particular” (o tan particular como muchos otros casos particulares que hay en esta época). A mí me está tocando hacer la cuarentena separada de mi esposo. Viver el coronavirus a distancia de el. Yo en Lima. Él en Ginebra.

Bloqueado en Ginebra

Alberto había viajado a Suiza por trabajo y su regreso estaba previsto para el 25 de Marzo. Habíamos ya conversado sobre la posibilidad de que se quedara un poco más en Europa para estar cerca de su mamá (que vive en Lombardía, sola). Al menos estarían en la misma zona horaria, eso a él le daba cierta tranquilidad y yo lo entendía.

En el medio de estas conversaciones el gobierno peruano, el 15 de marzo, declaró la cuarentena obligatoria y el cierre de aeropuertos hasta, en ese momento, el 16 de abril. Al día de hoy la cuarentena ha sido ya extendida dos veces. Hoy tiene como final previsto el 26 de abril próximo (pero sospecho que se podría alargar aún más).

Sola con mis hijas

Así, terminé yo quedándome sola con mis hijas de 7 y (casi) 5 años. Debo decir que todo empezó muy bien. Yo no soy ansiosa y disfruto estar sola. Mis hijas juegan muy bien juntas. Así que la verdad es que no me resultaba complicado estar con ellas ni tenía que entretenerlas. De hecho, tenía tiempo para mi, para armar mi rompecabeza, hacer clases de baile y seguir la situación mundial a través de las redes. Estaba hasta disfrutando la pausa obligada y la posibilidad de pensar.

 

coronavirus a distancia

 

Estar separados

(Des)afortunadamente para nosotros esto de estar separados no es una cosa nueva. Mi esposo viaja por periodos largos por trabajos desde hace 4 años. Esta separación está aun dentro de lo que ya hemos vivido. Además, la incertidumbre ha sido parte de mi vida desde que me casé.

El trabajo de mi esposo hace contratos por periodos cortos y nunca sabemos qué va a pasar con nosotros después. Por otro lado, estar sola con mis hijas (y también casi encerrada) tampoco es tan nuevo para mí. Es cierto que las circunstancias no son exactamente las mismas pero las herramientas que se necesitan para sobrevivir se parecen.

Nuevos retos

Ahora, ya han pasado cuatro semanas y han aparecido nuevos retos. El primero que movió mi equilibrio fue el inicio de la escuela virtual. No muy centrada en el bienestar emocional de los niños y su familia según mi opinión. Hizo que mi hija cambiara a su mamá feliz por una “maestra” estresada. Y esa mamá estresada cayó por un momento en un espiral de auto cuestionamiento que me podría haber evitado: que si lo estoy haciendo bien con mis hijas, que si debería ser más estricta, que si debería tener más estructura, que si les estoy dando el apoyo que necesitan, lo típico.

De otro lado, veo a una de mis hijas más afectada. Eso es difícil de ver y aunque gestionar emociones me viene fácil (y me gusta), si es cierto que me quita mucha energía (y pacienca).

La comunicación con mi esposo también empieza a hacerse más pesada. Mantener el contacto entre él y mis hijas no es fácil. Ellas son chicas y no siempre quieren hablar en el momento que él llama. Tenemos 7 horas de diferencia. Esto genera frustración general. De él porque claramente extraña a sus hijas. De ellas porque las “sacan” de lo que estaban haciendo para hablar. Y mía porque estoy en el medio. Además, cada uno tiene sus días mejores y peores y no siempre estos coinciden.

coronavirus a distancia

En general, dentro de las subidas y bajadas que son normales, creo que estamos viviendo esta situación con tranquilidad. Estoy convencida que nuestros hijos viven las cosas como nos ven vivirlas y, en ese aspecto, creo que lo estamos haciendo bien. Al final, nos toca vivir este coronavirus a distancia, semana a semana mientras nos siguen ampliando la cuarentena y, la verdad, los días se nos pasan bastante rápido.

 

Moraima Ferradas Reyes (Mociexpat)
Lima, Perú
Abril 2020
Fotos @MoraimaFerradasReyes
(Visited 21 times, 1 visits today)

Ya que estás por aquí…

¿podemos pedirte que nos invites un caffe ? ¡Es una broma!, pero solo hasta cierto punto. Quizás has notado que Expatclic no tiene publicidad ni contenidos pagados. Desde hace 15 años trabajamos para proporcionar contenidos y una asistencia de calidad a las mujeres expatriadas en todo el mundo. Pero mantener un sitio tan grande conlleva muchos gastos, que cubrimos en parte con nuestras cuotas de adhesión a la asociación que maneja el sitio, y con donaciones libres de quienes nos aprecian y quieren que sigamos trabajando. Si tu pudieras darnos aunque sea un pequeñísimo aporte para cubrir el resto, estaríamos inmensamente agradecidas. ♥ Puedes ayudarnos con una donación o haciendote socia honoraria. Gracias de todo corazon.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*