Home > Familia y Expatrio > Embarazos > Embarazada en Budapest
embarazo en Budapest

Mociexpat nos cuenta su embarazo en Budapest

 

Estar embarazada puede ser muchas cosas: puede ser emocionante, complicado, doloroso, incómodo, difícil, emocionalmente desgastante, puede asustar muchísimo o dar mucha calma, puede ser todo eso y más o todo lo contrario. La verdad es que es diferente para cada una e incluso, diferente para la misma mujer en cada uno de sus embarazos. Además de todas estas posibilidades inciertas, porque nadie sabe cómo le va a tocar, la cosa se complica cuando encima, estás embarazada en el extranjero, en un país que no es el tuyo y en el que, aunque ya lleves tiempo viviendo, tienes que descubrir el nuevo mundo de la maternidad (en el más amplio sentido de la palabra).

Mi primer embarazo, felizmente, fue maravilloso.

Y sin ninguna complicación, disfruté (casi) de cada segundo y estaba tan cómoda que podría haber seguido embarazada otros dos meses más. Eso no quita que, siendo expatriada en Budapest, y aunque ya tenía viviendo aquí casi dos años cuando me embaracé, haya sido difícil encontrar la información que necesitaba y que las mujeres locales tienen al alcance sin mayor esfuerzo. Para ser sincera, me costó más encontrar dónde comprar las cosas para bebes que descubrir cuáles eran los médicos y hospitales disponibles porque –felizmente- tuve la suerte que en el centro médico donde me atendía desde que llegué a Hungría ofrecían un muy buen curso prenatal que me dio toda la información que requería (y que antes de llevar el curso no tenía idea que necesitaba y, mucho menos, que existía)[1]. Pero vamos por partes.

La idea de este artículo, no es sólo contar la experiencia de mi embarazo y de mi parto en Budapest, es también darles algunos datos de dónde buscar la información que podría servirles en el caso que les toque algún día, parir en esta hermosa ciudad.

Mi experiencia fue positiva en (casi) todos los sentidos.

Tuve un cuidado prenatal de excelente nivel en un centro médico privado[2] (se que también el servicio público es bastante bueno sólo que a mi no me correspondía). Son varias las opciones disponibles y la mayoría de clínicas y centros médicos privados ofrecen planes prenatales con precios bastante más bajos que si uno pagara por separado cada una de las consultas y exámenes del protocolo médico húngaro.

Mi doctor me gustó mucho.

…aunque tuvimos un final menos feliz pero por un tema más administrativo que médico… Era súper tranquilo y relajado, como yo. En un embarazo tan bueno como el que tuve, sentí que fue el complemento perfecto. Quizás no nos hubiera ido tan bien en un embarazo con complicaciones. También se de mujeres a las que no les gustaba nada su estilo. Pero como en todo, hay médicos para todos los gustos y muchos que hablan inglés y otros idiomas[3].

Al momento de buscar y elegir un médico.

Puntos a tener en cuenta  –en Budapest y en todo el mundo supongo- es su posición respecto a las diferentes opciones que existen al momento de dar a luz. Qué piensan de las cesáreas, qué tan fans son del parto natural, de la lactancia, de dejarte tener al bebe inmediatamente luego del parto, del (no) uso de epidural, de comer o no durante el trabajo de parto, si están a favor de que camines o prefieren que te pases echada en una cama todo el trabajo de parto, la necesidad de la episiotomía, etc. Yo, hice una “Plan de Parto” y se lo mostré al médico con el que iba a dar a luz. Ahí le expliqué lo que quería y él me dijo qué cosas me podía prometer, qué cosas trataría de cumplir y qué cosas no creía posibles. La verdad tuve (otra vez, casi) el parto que quise, incluso cuando las circunstancias no eran las más favorables físicamente.

embarazo en BudapestEn general….

..Es mi impresión, por lo que he escuchado y por mis clases prenatales, que el sistema húngaro es bastante conservador (médicos y, en consecuencia, hospitales), las tasas de cesáreas son muy altas (especialmente en los privados, aunque a diferencia de en otros países –por lo menos en Perú, de donde vengo- los precios no cambian tanto por parto natural o cesárea, no en todas las clínicas) y este suele ser uno de los factores que las embarazadas toman más en cuenta al momento de elegir dónde y con quién parir. Justo por esto, es importante tener en cuenta al momento de tomar una decisión del médico, ver en qué hospitales o clínicas tiene privilegios y conocer las estadísticas de los partos en cada uno.

Mi caso por ejemplo, fue uno poco común.

Di a luz en el área de Maternidad privatizada[4] de un hospital público (lo elegí por su cercanía, por el hecho que en caso pasara algo teníamos al hospital abajo y porque el médico que me atendería y yo estábamos bastante en la misma línea de cómo queríamos que fueran las cosas….excepto por unas intravenosas de hierro que me puso en los últimos días de mi embarazo…pero bueno, ¡no se puede tener todo en esta vida!). Lamentablemente, la tasa de cesáreas en esa clínica era una de las más altas de Budapest, ¡alrededor de 70%! Yo soy pro parto natural totalmente y confié en la palabra de mi médico, quien me dijo que haría todo lo posible por evitar una cesárea e intervenciones médicas innecesarias. Llegado el día, tuve el parto natural que quería a pesar que todo hacía presagiar que eso no ocurriría (y a pesar que la sala de operaciones estaba lista y bien prendida desde que empezaron a inducirme). Casi casi me convertí en la heroína del hospital, ¡nadie podía creer que hubiese dado a luz de manera natural y todos venían a felicitarme!

Un factor a tomar en cuenta.

Un factor a tomar en cuenta es también qué tan importante es para cada una dar a luz con el mismo médico que estuvo a cargo del cuidado prenatal. Eso te puede dar más libertad de elegir un médico sin preocuparte si tiene o no privilegios en el hospital que te gusta. En Latinoamérica –al menos en mi experiencia- las mujeres esperan poder dar a luz con su mismo médico. En Europa en cambio, con un sistema de salud pública que funciona muy bien, esa no es una expectativa, se da a luz con quien esté de turno al momento del parto y ya. Para mi, no era importante que mi médico estuviera en el parto, de hecho, a la semana 38 busqué al médico con el que parí (el que trabajaba en la clínica que yo quería) y me fue súper bien. Mi filosofía (avalada por la ciencia claro) fue (y es) que en un embarazo que no tuvo mayores problemas, el parto debería ser igual y que, al final, la verdad de las cosas es que los médicos suelen llegar al momento de pujar, y a mi me daba igual quien cogiera a mi hija cuando saliera.

Doula.

Otra cosa que me fue de gran ayuda fue tener una doula conmigo. Primero porque fue además mi traductora con el personal médico en el parto. Mi médico y la enfermera obstétrica hablaban inglés pero a un nivel bastante básico y por eso, las respuestas a mis preguntas siempre eran muy cortas y sin detalle. Gracias a la presencia de mi doula, pude entender todo lo que pasaba mejor y ¡hasta me salvo de la episiotomía! Además de la parte lingüística, los servicios de doula en si mismos, con sus paños de agua tibia con aceites relajantes durante las contracciones y las velas que puso en el cuarto para crear un ambiente más cálido y menos “hospital” (por un momento pensé que el médico nos botaría del cuarto por andar apagando las luces y poniendo velas pero no, ¡le pareció lindo!) y el apoyo emocional fueron de un gran valor. Me hizo barra cuando la necesitaba y me calmó cuando en un momento me entró el pánico de conocer a mi hija y no enamorarme de ella inmediatamente[5].

Respecto al protocolo médico.

El húngaro es bastante completo. Comparando y comentando con mis amigas de diversos países, descubrí que en cada país evalúan y dan importancia a distintas cosas. Por ejemplo, en Italia el tema de la toxoplasmosis es importantísimo. Una vez una amiga de mi esposo casi se infarta cuando me vio comer un pan con prosciutto crudo cuando estaba encinta, me preguntó por la toxoplasmosis y yo la verdad no le había dado importancia…y mi médico tampoco. En Italia, si no tienes el anticuerpo te recomiendan no comer fiambres, acá en Hungría te hacen el análisis pero no te dan mayores recomendaciones (y yo no tenía el anticuerpo). En Perú, por ejemplo, te dicen que tengas cuidado de la proveniencia de las cosas nada más (y no te prohíben que comas ceviche, felizmente). Otro test que varía es por ejemplo del Citomegalovirus, en Perú no te lo hacen (en España tampoco y entiendo que en gran parte de los países tampoco) pero acá si. Y se lo toman bastante en serio. Así hay varios, no es motivo de alarma pero si es bueno tenerlo en cuenta para no llevarse sorpresas (o para pedir alguno en particular que les pueda interesar hacerse).

Para terminar.

Y como siempre, si alguna de ustedes necesita más información sobre cualquiera de las cosas que he comentado (o sobre otras que haya podido dejar de lado), no duden en contactarme. Como dije, mi experiencia de convertirme en mamá en Budapest fue muy buena y le diría a cualquier futura mamá que a pesar de las iniciales dificultades para encontrar lo que uno quiere, todo se encuentra (¡y si puedo ayudarla a encontrarlo pues aún mejor!). Ese fue mi caso y luego de cuarenta semanas y cinco días de maravillosa espera y un parto que fue una experiencia positivamente inolvidable, llegó mi hija a cambiarme la vida.

¡Ya les contaré cómo nos va ahora que está en camino el segundo! *

 

*Suponiendo que estamos aquí para cuando llegue, ¡en esta vida expat, nunca se sabe! Si no, ¡les contaré cómo nos va donde sea que estemos!

Algunos datos.

[1] El curso prenatal que llevé, con la persona que lo llevé, no se encuentra más porque la persona se fue, PERO, ella sigue dando el curso por Skype e incluso tiene una versión en video y un libro titulado “Giving Birth in Hungary”. Toda la información la pueden encontrar aquí. www.RekaMorvay.com

[2] www.FirstMedCenters.com

[3] Acá hay una lista de ginecólogos con comentarios incluidos https://docs.google.com/spreadsheet/pub?key=0AtaYckZy3eUFdE5pSnFNNWJJUkQydm84aFpVaDRNRFE&output=html. La lista ha sido creada por un grupo de mamás llamado www.BudapestMoms.com que además tiene un Google Group que es una excelente fuente de información para TODO. (https://www.budapest-moms.com/forum2/)

[4] https://maternity.hu/en/

[5] Mi doula fue la misma persona del curso prenatal, que ya no vive en Budapest, pero acá hay una lista completa de doulas, parteras, etc. que pueden consultar. https://docs.google.com/spreadsheet/pub?key=0AtaYckZy3eUFdDFjSENmVURiTzgwQ2VEV2tLaktJakE&output=html

Moraima Ferradas Reyes (Mociexpat)
Budapest
Enero 2015
Foto @Mociexpat

 

(Visited 194 times, 1 visits today)

Ya que estás por aquí…

¿podemos pedirte que nos invites un caffe ? ¡Es una broma!, pero solo hasta cierto punto. Quizás has notado que Expatclic no tiene publicidad ni contenidos pagados. Desde hace 14 años trabajamos para proporcionar contenidos y una asistencia de calidad a las mujeres expatriadas en todo el mundo. Pero mantener un sitio tan grande conlleva muchos gastos, que cubrimos en parte con nuestras cuotas de adhesión a la asociación que maneja el sitio, y con donaciones libres de quienes nos aprecian y quieren que sigamos trabajando. Si tu pudieras darnos aunque sea un pequeñísimo aporte para cubrir el resto, estaríamos inmensamente agradecidas. ♥ Puedes ayudarnos con una donación o haciendote socia honoraria. Gracias de todo corazon.

2 Comments, RSS

  • Paula

    says on:
    18/01/2019 at 2:24 PM

    Hola, tengo 4 meses de embarazo y ando como perdida en varias cosas. El tema del curso prenatal, tu doula y recomendaciones de hospital son importantes y te agradeceria si me podrias dar mas información al respecto.

    • claudiaexpat

      says on:
      18/01/2019 at 2:33 PM

      Hola Paula,
      porque no le escribes directamente a Moci? Su mail es mociexpat@expatclic.com
      Así le pides directamente lo que necesitas saber 🙂
      ¡Suerte!

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

WE WAIT FOR YOU

AT OUR ONLINE SILENT AUCTION

TO HELP US RAISE FUNDS

FOR THE 15 YEARS OF EXPATCLIC!

GO TO THE AUCTION