Home > Europa > Italia > Historia de dos ciudades: Katherine, una americana que se enamoró de Nápoles.
naples

Katherine Wilson es una actriz y escritora estadounidense, madre de dos hijos y enamorada de Italia. Se mudó a Nápoles después de la universidad, en busca de una experiencia en el extranjero, y se quedó allí. Hoy vive en Roma con su familia. En este fascinante artículo, nos habla de las dos ciudades que la han acogido. Advertencia: ¡contenido altamente contagioso! Gracias, Katherine.

 

Me mudé a Italia inmediatamente después de la universidad, con la idea de tener una experiencia de tres meses en el extranjero. La elección de Nápoles no fue muy lógica. Los estadounidenses que conocía me aconsejaron que fuera a un lugar más “civilizado”: Nápoles era sucia, corrupta y caótica, según ellos. Y de inmediato me intrigó. Parecía tan diferente de la costa este de los Estados Unidos, limpia y eficiente, en la que crecí. Estaba lista para un cambio.

nápolesLos mayores desafíos al principio fueron exactamente lo que de inmediato me encantó del lugar. La falta de eficiencia y organización hacía difícil cruzar la ciudad para pagar una factura, pero al mismo tiempo abría el camino a momentos inesperados de belleza y humanidad. Un autobús lleno de gente que desvió su camino para llevarme al hospital un día que me desmayé; la cola al correo que era una oportunidad para conocer y hablar con personas que parecían personajes que venían directamente de una obra de teatro. Probablemente lo más difícil para mí fue tener que renegociar mi relación con el tiempo: en los Estados Unidos estaba constantemente mirando mi reloj, por temor a llegar tarde. En Nápoles aprendí que nadie es esclavo del reloj, así que tampoco yo tenía que serlo. Podría vivir mi día con calma, ¡y el mundo seguiría girando! (Por supuesto, lo que digo sobre la organización y la eficiencia no se aplica a la preparación y el consumo de alimentos, ¡en este ámbito los napolitanos se encuentran entre los más organizados del planeta!).

Nápoles me sedujo de una manera muy sensorial. La belleza, los sonidos, los olores y, sobre todo, los sabores de la ciudad entraron en mi cuerpo antes de que la mente entendiera lo que estaba sucediendo. Me di cuenta de que la gente a mi alrededor estaba viva de una manera que nunca había visto antes y sentí una vitalidad en mí que no quería perder. Volví a los Estados Unidos por un tiempo y me sentí inmediatamente hambrienta: hambrienta de la belleza de Italia y la forma en que podía vivir en mi piel allí.

Soy una actriz, así que siempre me ha gustado asumir nuevas identidades. ¡Me di cuenta de que estaba desarrollando una persona italiana que me gustaba mucho más que la estadounidense! Era más feliz, más afectuosa y mucho menos crítica de mi misma y de los demás. También era capaz de disfrutar la vida en el presente.

nápolesDespués de vivir en Nápoles y brevemente en el norte de Italia, nos mudamos a Roma. Como americana, siempre imaginé que Roma y Nápoles, dos ciudades a una hora de tren, serían muy similares cultural y lingüísticamente. ¡Nada podría ser más errado! Italia es un país joven, y sus ciudades han existido por miles de años. Roma y Nápoles son tan diferentes como dos países. Yo diría que la mayor diferencia es el hecho de que Roma fue la capital del Imperio: la actitud de los romanos es siempre la del conquistador, del ciudadano en el centro del mundo. Nápoles en cambio siempre ha estado dominada, desde los tiempos de los griegos. Su cultura es de desconfianza hacia la autoridad, de creatividad y aceptación de las diferencias.

Debo decir que amo ambas ciudades, Roma por su historia y su belleza única, y Nápoles por su humanidad. Algunas veces los romanos están un poco “llenos de sí mismos”, y no muy abiertos a aquellos que son diferentes. Me parece increíble que haya tantos romanos que nunca han pisado Nápoles; creen en los estereotipos que la pintan como peligrosa y sucia. No saben lo que se pierden.

 

Katherine Wilson
https://katherinewilsonwriter.com/
Roma, Italia
Abril 2018
Photo credit ©KatherineWilson excepto
la del Coliseo que es de Chantel Lucas en Unsplash
Artículo traducido del inglés por Claudiaexpat

 

(Visited 40 times, 1 visits today)

Ya que estás por aquí…

¿podemos pedirte que nos invites un caffe ? ¡Es una broma!, pero solo hasta cierto punto. Quizás has notado que Expatclic no tiene publicidad ni contenidos pagados. Desde hace 16 años trabajamos para proporcionar contenidos y una asistencia de calidad a las mujeres expatriadas en todo el mundo. Pero mantener un sitio tan grande conlleva muchos gastos, que cubrimos en parte con nuestras cuotas de adhesión a la asociación que maneja el sitio, y con donaciones libres de quienes nos aprecian y quieren que sigamos trabajando. Si tu pudieras darnos aunque sea un pequeñísimo aporte para cubrir el resto, estaríamos inmensamente agradecidas. ♥ Puedes ayudarnos con una donación o haciendote socia honoraria. Gracias de todo corazon.