Home > Vida en el extranjero > Traslados > La emoción de la vida móvil
roving life

Claudiaexpat comparte las razones porque las que, según ella, la vida móvil y en el extranjero es y seguiría siendo una experiencia emocionante. 

 

Que es difícil, si no imposible, para alguien que no ha vivido nunca una vida móvil, entender cuáles son las dificultades inherentes a este tipo de vida, es un hecho ya probado. La incomprensión entre quienes -en casa- ven sólo el lado lindo de la vida expat y entre los que -desde el extranjero- tratan de hacer entender que no todo son rosas y flores, no se pueden ya casi contar.

¿Pero han tratado alguna vez de explicar qué es lo emocionante de esta vida móvil y por qué es así de adictiva? ¿Qué hay más allá del conocer nuevas culturas, nuevas personas y aprender nuevas lenguas? Haré el intento de organizar mis sentimientos y de analizar aquello que, desde siempre, me gusta de esta vida errante:

train railsSe tiene más de una casa: no todos tienen la suerte de conservar en su patria una cosa donde pueden aterrizar en las vacaciones o en los periodos en los que hay que regresar. Yo la tengo y me encanta poder llamar hogar a más de un lugar en el mundo. Para mí, hogar, además, es también la casa de mi querido amigo o el hogar de un pariente que me hospeda cuando hay necesidad y donde me siento bienvenida, engreída, y donde puedo analizar mis sentimientos y trabajar en mis asuntos, incluso durante un corto período. No recuerdo como fue durante mi juventud, antes de lanzarse a esta errante vida loca, pero sé que es un hecho que cerrar una puerta para abrir otra, y tener más de un lugar al que volver me gusta muchísimo.

Hay más regresos: Volver. Me encantan los regresos, sean a la patria o al país de acogida del momento o al país de acogida de un hijo o hija o a los lugares a los que nos gusta ir o donde viven personas que queremos y a los que vamos seguido. Obviamente, viviendo en el extranjero el número de retornos se multiplica.

La vida tiene ritmos especiales: En vez de tener pascua, navidad y vacaciones de verano como grandes hitos del año, y que se repiten siempre iguales, nosotros expatriados ligamos las fases de nuestra vida a los varios países en los que vivimos y, muchas veces también a eventos particulares que suceden: el antes y después de la evacuación; el periodo en que tuvimos malaria; el invierno limeño con ese olor a humedad que se siente sólo ahí. No sé si es cómodo o fácil o particularmente beneficioso desde el punto de vista psicológico, pero a mí me gusta. A veces, cuando veo en retrospectiva mi vida, me parece que es ordenada, que tiene cierta cadencia y la vuelvo a ver con claridad porque cada fase se caracteriza por las particularidades de cada país, y sólo de ese país.

Se hacen más amigos: Que mientras más viajas más personas conoces es natural y está fuera de dudas. El punto es que en el expatrio el hacer amigos es un proceso que resulta espontáneo y muy necesario. Además, la cantidad de personas nuevas es tal que incluye, la mayoría de veces y si se es lo suficientemente abierto, una gran cantidad de nacionalidades, proveniencias, personalidades, situaciones, etc., eso hace realmente emocionante la experiencia global de hacer amigos y mantenerlos.

flowersSe amplían los horizontes personales: En todos los sentidos. No solo se le pone cara a los nombres que quizás habíamos leído sólo en los libros de geografía (¡si es que existen todavía los libros de geografía!), si no que se pasa de la imaginación a lo real con extrema naturalidad y a menudo con lugares que para la persona promedio alrededor de nosotros no tienen ni tendrán nunca ningún significado, pero se aprende a existir en situaciones / clima / idiomas / latitudes a menudo muy diferentes unos de otros. ¡La exposición a otras formas de vida, incluso si uno no se da cuenta de inmediato, trabaja a niveles muy profundos y nos hace más flexible y más amplios …!

Parece que el mundo está en nuestras manos: Recuerdo una vez que estaba contándole a unos amigos una anécdota que había sucedido en Perú y, en cierto momento, para contar mejor la historia, mencioné rápidamente el hecho que mi esposo, que estaba de viaje, me había llamado para decirme que, en vez de regresar a Lima, dormiría en Bogotá. La carcajada de uno de los amigos y las miradas atónitas de otro me hicieron notar que mientras para nosotros la geografía se convierte en una cosa familiar y no tenemos ningún problema en movernos -mental y físicamente – entre una frontera y otra, para quienes no tienen esta vida algunas cosas son totalmente impensables.

Se desarrollan rituales fuertes y constantes: No sé si los que son sedentarios tienen el mismo número de rituales que tenemos los expatriados, pero creo que no. Una vida en el extranjero, con todos los “excesos” de situaciones, lugares y personas que ofrecen, es también el terreno ideal para estar siempre inventando nuevos rituales, especialmente cuando se llega.

Parece un juego: No sé si ustedes también lo sienten como yo, quizás depende del tipo de cultura en el que estemos inmersos, pero cuando yo voy caminando por mis ciudades de acogida, siento que juego. Porque al conducir, pagar en las tiendas, en el interactuar con las personas, etc., aplico una serie de reglas que voy aprendiendo poco a poco, como se hace en los juegos sociales.

Uno se siente diferente: Si se tiene la suerte de vivir en culturas en las que la diferencias entre nosotros y la cultura que te acoge están claramente marcadas (en la manera de vestirse, en la apariencia, etc.), se siente en carne propia lo que significa ser diferente, con todo lo positivo y negativo que esta experiencia -innegablemente enriquecedora – puede aportar.

Seguramente, habrá otras cosas interesantes que analizar y me encantaría que cada una me contara cuales son los puntos especiales de una vida móvil. He tratado de ir más allá de lo obvio y entrar en mi experiencia personal y, al escribir, me he vuelto a convencer de cuan emocionante es esta vida a través de las fronteras.

¡Buen expatrio a todas!

 

Claudiaexpat (Claudia Landini)
Jakarta, Indonesia
Febrero 2017

Traducido del italiano por Mociexpat

(Visited 16 times, 1 visits today)

Ya que estás por aquí…

¿podemos pedirte que nos invites un caffe ? ¡Es una broma!, pero solo hasta cierto punto. Quizás has notado que Expatclic no tiene publicidad ni contenidos pagados. Desde hace 15 años trabajamos para proporcionar contenidos y una asistencia de calidad a las mujeres expatriadas en todo el mundo. Pero mantener un sitio tan grande conlleva muchos gastos, que cubrimos en parte con nuestras cuotas de adhesión a la asociación que maneja el sitio, y con donaciones libres de quienes nos aprecian y quieren que sigamos trabajando. Si tu pudieras darnos aunque sea un pequeñísimo aporte para cubrir el resto, estaríamos inmensamente agradecidas. ♥ Puedes ayudarnos con una donación o haciendote socia honoraria. Gracias de todo corazon.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*