Home > Arte y Cultura > Tradiciones > La Navidad entre los Armenios de la diáspora

Nací en 1943 en Valencia, soy hijo de padres inmigrantes. La migración de los armenios dependía de la disponibilidad financiera de cada familia en el momento de la expatriación; entonces, para los que consideraban a Francia como el país más accesible, la ubicación se desarrolló en las zonas donde había más posibilidades de empleo. Recién terminada la guerra del 14/18 el Valle del Reno, así como la región de París, se consideraban áreas muy buenas para trabajar. 

Es por esa razón que en Marsella, Valencia, Lyon y París se encuentran grandes comunidades de armenios. La emigración se produjo una decena de años más tarde. Recuerdo unas Navidades extremadamente coloridas durante mi juventud, porque, sin hablar de aislamiento social, las familias se reunían para recordar “el aire del país”.

Giraire 

La Fiesta de Navidad entre los armenios de la Diáspora.

Armenia se encuentra en la parte sur de la cadena montañosa del Cáucaso, entre el Mar Negro y el Mar Caspio. Limita con Georgia al oeste y con Rusia al norte, dos países cristianos. Al este limita con Azerbaidzhan y al sur con Turquía, ambos países musulmanes.

Su posición geográfica ha favorecido, en el transcurso de los siglos, el pasaje para muchos invasores y pueblos emigrantes, y al mismo tiempo ha permitido una cristianización rápida, ya desde el primer siglo. Bajo el impulso de San Gregorio El Iluminado , el cristianismo se convierte en religión de Estado en el año 301. En el año 551 , por estar en desacuerdo con algunos dogmas, y después del Concilio de Dwin, la Iglesia Armenia se separa de la Iglesia de Roma. Es el nacimiento de la Iglesia Apostólica Armenia .

Como reacción a las invasiones en el año 400, San Mesrop Machtotz crea el alfabeto armenio y empieza la tradución de la Biblia. Eso permitió federar a la población y también consolidar y dar continuidad a la nación.

Los rituales que se practican son entonces muy similares a los católicos.

Para la Iglesia Armenia, el nacimiento de Jesús tuvo lugar el 6 de enero, día del Epifanía. La “leyenda” dice que los Reyes Magos vieron brillar la Estrella Cometa en el solsticio de invierno. Entonces se pusieron en marcha, para llegar a Belén al momento del nacimiento, el 6 de enero, con oro, incienso y mirra como regalos.

Como después de la Diáspora los armenios se instalaron mayormente en países occidentales, con un fuerte componente católico y protestante, la fiesta de Navidad tiene lugar la noche del 24 de diciembre. Hay pocas diferencias entre usos y costumbres metropolitanos, la integración ha sido muy rápida, gracias justamente a los mismos referentes religiosos.

Al principio de la emigración, varias familias se reunían en grandes grupos y esa era la ocasión para animar cantos y bailes del propio país. Cuando empezaron a llegar los hijos y los nietos, el círculo se redujo a un nivel más familiar.

El almuerzo navideño, más abundante que el habitual, se desarrolla en familia con un intercambio de regalos. Naturalmente es el Garante Baba , el correspondiente del Papá Noel de la tradición católica, el que los reparte. Es frecuente interrumpir la reunión para ir a la misa de medianoche a la iglesia católica más cercana.

El almuerzo empieza con unos mézéx, aperitivos. La mesa se llena de muchos de platos: soudjour (chorizos picantes), pasterma (trozos de carne muy finos cubiertos de salsa picante), dolma (hojas de viña con arroz), tourchi (legumbres en vinagre), beurég (empanada de queso), huevos duros, sardinas en aceite, ensalada de frijoles blancos, queso blanco (féta).

El plato fuerte puede estar compuesto por keuftés (albóndigas de carne fritas) acompañadas por verduras (bamia) y boulghour y decoradas con fideos. En la mesa se puede también encontrar una pavo en lugar de los keuftés (la acostumbre local lo exige).

Después llegan los postres. El más típico es el gatnabour, una especie de arroz con leche y canela. El pakhlava (postre de nueces) es el clásico reservado para los días de fiesta, porque su preparación es muy larga.

Al final del almuerzo la mesa se llena de fruta seca, naranjas y mandarinas, que se sirven hasta el final de la fiesta.

El café se sirve con el postre.