Home > América Latina > Argentina > Los colores de Malena, pintora argentina expatriada

Malena es una pintora argentina expatriada que acompaña a su marido diplomático en su misión en el exterior. Vivió en México, Francia y actualmente reside en Lima, Perú. Claudiaexpat la encontró para conocer su trabajo y hacerle una larga y profunda entrevista.

Cuando decidimos hacer un ‘especial’ sobre Argentina, me contacté con Malena para tener información general de Buenos Aires, sin darme cuenta que era una pintora profesional. Cuando lo descubrí, le pedí de inmediato me concediera una entrevista. En realidad, lo que sigue a continuación es mucho más que un relato de su trayectoria artística: es el fruto de una charla de dos horas, profunda y participativa, durante la cual Malena tocó un montón de temas relacionados al ser mujer y pintora expatriada, contandome también cosas muy interesantes sobre Argentina.

 

pittrice argentina espatriataMalena, pintora argentina expatriada, nace en Buenos Aires, donde asiste a la Escuela Nacional de Bellas Artes. De repente sus intereses se mueven entre la pintura y la escultura. Al terminar la escuela decide tomar un curso de pintura japonesa que hará nacer en ella un interés y una pasión por la cultura oriental que Malena aún cultiva hoy en día. A los 24 años se casa con un diplomático argentino. El puesto en el extranjero no tardó en llegar y partieron a México, con su primera hija de 11 meses.

Por contrato la pareja vive seis años en cada país en el extranjero, y entre una misión y la otra debe regresar al país nativo, la Argentina. Malena no se entusiasma por el ambiente diplomático que la rodea por el trabajo de su marido, si no que se lanza más bien a cultivar sus intereses en otros ámbitos.

Animada por una gran inquietud que la lleva a aprender siempre una cosa nueva, se une a una pintora mexicana con quien trabajará hasta el final de su estadía, mientras descubre la cultura y el arte del país.

El problema de vivir continuamente en un nuevo país es que el tiempo en el que se disfruta la estadía es siempre restringido.

De hecho para Malena , “hay dos canales para llegar a crearse un ambiente propio, para entrar en contacto con el país, y no quedarse encerrada en el ghetto del ambiente diplomático: uno es el Liceo Francés, que habíamos elegido para nuestras hijas porque nosotros, los argentinos, estamos más cerca de la cultura europea que de, otra por ejemplo la norteamericana (los cuatro abuelos de Malena eran españoles), y el otro es el ambiente artístico-cultural, en el sentido más amplio posible. En México acercarse al arte es fácil: la cultura está en la calle, es accesible en cada rincón. Hay muchos museos, mucha vida artística.

El problema de vivir continuamente en un nuevo país es que el tiempo en el que se disfruta la estadía es siempre restringido. Se necesita entonces aprender a ambientarse rapidamente para disfrutar lo que el país tiene para ofrecer.

No ocurrió lo mismo en Francia, la siguiente destinación de Malena, adonde llegó embarazada de un mes de su seguna niña. “En Europa la vida es más difícil, desde todo punto de vista. Sobre todo el factor tiempo: la vida es mucho más frenética el tiempo es totalmente absorbido por el trabajo, de las idas y vueltas, y de la rutina familiar. No queda mucho tiempo para cultivar las amistades o profundizar eventualmente en el campo artístico/cultural”.

Es decir, a pesar de ello a Malena no le falta ni la creatividad ni el espíritu de iniciativa. Atraída por la técnica “tromp l’oeil”, se inscribe en un curso full-time que durará seis meses. Terminado el curso se unirá a una colega en la creación de puertas en las que aplicará la técnica aprendida. Eso no es todo, frecuenta también un curso de pintura sobre madera Jean-Pierre Besenval, colabora con la profesora de danza clásica de su hija, en la preparación de los escenarios para sus espectáculos, y continuá pintando sus telas.

Le pido a Malena que me hable de su pintura. “Amo los colores y pintar los paisajes, pero siempre haciendo una síntesis. Cuando llegué a Lima empecé a pintar los cerros (barrios perisféricos que se forman en la cima de una colina), pero no quería dejarlos tal como eran: entonces los llené de colores”. El resultado es estupendo no solo por la belleza de la obra en si, si no porque probablemente contrasta con el gris y la uniformidad que involucran a estos barrios.

Pero Malena no se limita solo a la pintura. “En Lima frecuenté un curso de teatro, organicé una exposición colectiva con unas amigas artistas expatriadas, frecuenté un curso de masaje shiatsu y actualmente sigo un curso de Tai chi chuan

Para Malena a veces el límite entre el rol de artista, madre y y mujer acompañante no está claro.El rol de la mujer acompañante no es fácil. Los hombres viven de un modo más protegido. No corresponde a ellos aprender el trayecto de la casa a la escuela, ir a hacer las compras, ser asaltad, lanzarse a hacer miles de detalles prácticos. Es difícil conciliar todos estos roles diferentes: ser madre, con la atención particular que ello requiere viviendo en el exterior, ser artista, que se crea el propio entorno sabiendo que en al cabo de unos años deberá dejarlo, ser esposa, que debe cumplir los compromisos familiares y también del ambiente del trabajo del marido”.

Estos aspectos duros de la vida en el extranjero no parece molestar el espítritu y sobre todo la motivación de Malena. Después de nuestra charla me despido con la sensación de haber encontrado una mujer que vive todas las facetas de la experiencia de la expatriación sin sacrficar la propia independencia, las etapas de la propia evolución profesional, y seguramente la propia creatividad.

Claudia Landini (Claudiaexpat)
Lima, Perù
Marzo 2005
Foto principal ©LorenzoMoscia
Fotos en el artículo @Malena
Traducido del italiano per Malena

(Visited 14 times, 1 visits today)

Ya que estás por aquí…

¿podemos pedirte que nos invites un caffe ? ¡Es una broma!, pero solo hasta cierto punto. Quizás has notado que Expatclic no tiene publicidad ni contenidos pagados. Desde hace 15 años trabajamos para proporcionar contenidos y una asistencia de calidad a las mujeres expatriadas en todo el mundo. Pero mantener un sitio tan grande conlleva muchos gastos, que cubrimos en parte con nuestras cuotas de adhesión a la asociación que maneja el sitio, y con donaciones libres de quienes nos aprecian y quieren que sigamos trabajando. Si tu pudieras darnos aunque sea un pequeñísimo aporte para cubrir el resto, estaríamos inmensamente agradecidas. ♥ Puedes ayudarnos con una donación o haciendote socia honoraria. Gracias de todo corazon.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*