Home > Vida en el extranjero > Traslados > Sentimientos de mudanza
nouveau déménagement

Verdaderamente pienso que el hogar no es una cuestión de paredes, de cuartos o de decoración, si no una mezcla de sentimientos y recuerdos que se han acumulado mientras los vivíamos, que nos han visto crecer y hacer elecciones, son cosas que no tienen necesidad de personal de mudanza o de contenedores, que se mueven con nosotros dentro de nosotros y nos dan las ganas de sentirnos en casa en cualquier lugar del mundo…¡¡¡por lo menos a mi!!!

Giuliettaexpat

Será el estar en vísperas de una nueva mudanza, entre una noche insomne pensando en todo lo que hay que hacer y una crisis de angustia por la idea de comenzar otra vez de cero, será que en cuatro meses cerraremos de nuevo una puerta para abrir otra a 9000 km de distancia, será que esta vez la puerta es aquella de nuestra primera casa (aquella que nos compramos para nosotros), será una mezcla de cosas las que me hacen reflexionar sobre el hogar y la mezcla de sentimientos que se conectan a él.

Seis casas en 15 años y la sétima en el horizonte, seguro hay quienes me creen una aficionada, pero no es poco…seis casas en las cuales he dejado el corazón no tanto por la casa en sí sino por el tiempo pasado viviéndola, por los recuerdos que están ligados a cada una, que de hecho me llevo conmigo pero que en el momento en el que he cambiado de casa se han quedado automáticamente cerrados junto con la puerta, en la caja del pasado…

Navidad en Tokyo

Navidad en Tokyo

Navidad en Chennai

Navidad en Chennai

Cada casa nos ha visto en momentos diferentes de nuestra vida y al mismo tiempo ha sido el reflejo de una época, y de cómo éramos…

En nuestra primera casa en Paris éramos dos jóvenes recién casados, con tantos sueños; es la casa ligada a la espera de nuestro primer bebé, mientras mi panza crecía y esperanzados mirábamos afuera los techos de Paris; es la casa de las noches sin dormir, entre una dada de lactar y un cambio de pañales, de las primeras sonrisas de Federica y de sus primeras papillas escupidas por todas lados, la casa minúscula, con su pequeño baño y su cocina que parecía haber sido hecha a medida para que comieran sólo dos. Fue rápido mudar ese pequeño apartamento y me acuerdo aún el almuerzo en el restaurante indio mientras el camioncito de mudanza partía hacia Normandía y Federica nos sonreía feliz del cochecito: ella en la mudanza ganaba un poco de independencia y su primera habitación….

Sentimenti casa 2 anni camilla vernonLlegó Normandía con nuestro bello apartamento en la vieja Vernon, una ruelle de postal con un atajo hacia la vieja catedral y con nuestra habitación bajo los techos y la cocina de Ikea que no terminaban de armar nunca, sentados en el piso comiendo pizza con nuestro amigo Rainer -que vino en nuestro auxilio- entre un perno y el otro…

Fue la casa de la primera velita de Federica, de las primeras fiestas de cumpleaños, del nacimiento de Chiara primero y de Camilla después, cada vez más invadida de juguetes y niños año tras año hasta que nos sentimos verdaderamente apretados y cansado de tener el tendedero siempre abierto y de tropezarnos cada metro y medio con un pedazo de Lego…

La mudanza, en esa época, habíamos decidido hacerla nosotros mismos con la ayuda de algunos amigos amables, pero si, en general todo fue fácil, no teníamos tantas cosas… Como se subestima rápidamente la capacidad de acumular, ¡sobre todo cuando en tres años pasamos de ser tres ser a cinco en la familia!

Pero el premio final era una casa grandísima, con un jardín inmenso, dos columpios listo para usar y de nuevo un cierto número de años de recuerdos por acumular… y más velitas, fiestas, pleitos, momentos difíciles, partidas para vacaciones y regresos con las niñas que corrían por la escalera para ver si el Playmobil estaba todavía hay en el cuarto de juegos; la casa de la última navidad con mi papá cuando media tarde se dedicaba a armas los juguetes de sus nietas y las nietas jugaban alegres…La casa de las primeras tareas escolares, que hacía siguiendo por todos lados a Federica que no quería saber nada de ellas, la casa del huerto que habíamos cultivado por un tiempo con pasión y de los árboles de duraznos que eran mi pesadilla al final del verano… la casa de las primeras palabras de Camilla, de los grandes discursos de Chiara, de las primeras poesías de Federica, de las cenas sin fin entre un botella y una carcajada, cuando hasta tarde hacíamos proyectos con los amigos, algunos que permanecen y otros que no…

 

Nieve desde la ventana en Tokyo

Nieve desde la ventana en Tokyo

 

Y también la casa de las grandes decisiones, de los por qué y de los cómo para partir a Japón y hacer ese salto que estaba ahí desde años y que se venía asomando por nuestra ganas…y luego el contenedor aparcado delante a la casa. La casa vaciada en un momento y, con las lágrimas en los ojos, he cerrado la puerta preguntándome si no estábamos locos por embarcarnos en la aventura japonesa…

Primer dia de escuela en Tokyo

Primer dia de escuela en Tokyo

Primer dia de escuela a Etang la Ville

Primer dia de escuela a Etang la Ville

Y luego el 18-1 Ichibancho, con su guardián siempre un poco “entonado”, intrigado con nuestra familia de gaijin (extranjeros) y sobre todo de esa rubiecita de tres años que cada día la apretaba la mano riendo, nada de jardín ni de árbol de duraznos, pero un mundo fascinante fuera de la ventana y la casa de las mil tecnología, el baño todo en uno, la tina que habla y se llena sola…y así también aquí los recuerdos uno detrás del otro, el primer día de nido de Camila, el primer grado de Camilla, la amarga desilusión de Federica por la necedad de un maestro, los cursos de piano con Kazuko y Michiko, las grandes torres de kapla hechas en la sala, las partidas para el fin de semana de ski en Nozawa Onsen o para aquellos relajantes fines de semana en nuestro chalet al pie del Fuji, las trenzas rasta de Antoine, nuestro baby-sitter preferido y los ojos maravillosos de Camille, nuestra baby-sitter preferida….las “discusiones” con los vecinos poco tolerantes con cualquier sonido, las largas conversaciones delante a un café con mis amigas, los cursos de cocina a la japonesa ordenadamente sentadas en el banco de mi cocina, fascinadas con mis tagliatelle hechos en casa, las lecciones de italiano a mis queridas alumnas alrededor de la sala, la BBC en la mañana a la hora del desayuno antes de correr en bicicleta a la escuela y las largas tardes a esperar frente a la mesa puesta a un marido cada vez más japonés en sus horarios… y luego también aquí ha llegado el momento de cerrar la puerta, nunca he visto una mudanza más rápida y ordenada, no me ha dado ni tiempo de decir verdaderamente adiós.

Sentimenti casa piogge a ChennaiY tantas han sido las lágrimas en frente a la puerta que se cerraba, aun si sabíamos que otra se abriría en un nuevo país: ¡¡¡India!!!

Y acá estamos, otra vez en una casa inmensa, con un calor de locos, una piscina para refrescarnos, con espacios tan grandes que, aún con la mejor voluntad del mundo, no lograremos llenar jamás, una casa un medio japonesa con su bello jardín zen en la mitad de la sala rodeado por una gran ventana de cristal… La casa que otra vez ha visto nacer bellas amistades, crecer un poco a mis hijas, momentos de alegría, tardes a la luz de velas alrededor de la piscina, noches de lluvias torrenciales y agua que parece salir de la nada, momentos de alegría entre una risa y una lección de piano, momentos de incomodidad cuando te sientes en un país difícil y tienes miedo de no lograrlo, momentos difíciles para decidir si cerrar otra vez una puerta y mudarse de nuevo.

Sentimenti casa trasloco2 Sentimenti casa traslocoUn nuevo contendedor, un nuevo regreso a Europa, a Francia, un bello banlieu parisino, un lugar nuevo en un país conocido, tantas dudas y miedos como siempre y finalmente nuestra primera casa de verdad, aquella que hemos elegido y reestructurado exactamente como nos gusta, tomando datos de todas las otras, que nos ha quitado horas de sueño para decidir qué hacer, qué comprar o qué cambiar…

Sentimenti casa etangY al final, hemos llegado ese 24 de diciembre, nuestra primera noche en la nueva casa, en nuestra casa, la chimenea y el árbol decorados rápidamente, el almuerzo de Navidad organizado entre una caja y la otra; la casa del regreso difícil a Europa, luego de haber vivido en Asia con su gentileza, ¡¡no es fácil regresar a la tierra!! La casa del reencontrarse con los amigos dejados hace algunos años, la casa que me ha visto meterme de lleno en mi aventura de los vestidos. Las fiestas, las velas, nuestros 40 años, Federica que crece y entra a pasos agigantados a la adolescencia, Chiara que le sigue, Camilla con sus sueños de niña que no se ha sentido nunca bien, es más, se ha sentido realmente mal, sin lograr encontrar puntos de referencia en un mundo nuevo que no le calzaba para nada; la casa del ingreso a la familia de nuestro gatito que hace poco ha hecho de nuestro jardín su terreno de caza y ¡de mi cama su cómodo hogar!

Y aquí me tienen, poco más de dos años después organizando una nueva mudanza, pensando otra vez en una puerta que se cierra, en todo lo que estas paredes han visto y oído, en todo aquello que nos llevaremos a la nueva casa, preguntándome cómo será, si me gustará, si sabrá darme todo aquello que las otras casas me han dado…pienso que sí, porque el verdadero hogar me lo llevo dentro, lo hago y rehago siempre un poco igual, un poco diferente pero con todos los 15 años de vida, de sueños, de alegría, de amor…

 

(Visited 24 times, 1 visits today)

Ya que estás por aquí…

¿podemos pedirte que nos invites un caffe ? ¡Es una broma!, pero solo hasta cierto punto. Quizás has notado que Expatclic no tiene publicidad ni contenidos pagados. Desde hace 15 años trabajamos para proporcionar contenidos y una asistencia de calidad a las mujeres expatriadas en todo el mundo. Pero mantener un sitio tan grande conlleva muchos gastos, que cubrimos en parte con nuestras cuotas de adhesión a la asociación que maneja el sitio, y con donaciones libres de quienes nos aprecian y quieren que sigamos trabajando. Si tu pudieras darnos aunque sea un pequeñísimo aporte para cubrir el resto, estaríamos inmensamente agradecidas. ♥ Puedes ayudarnos con una donación o haciendote socia honoraria. Gracias de todo corazon.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*