Home > Arte y Cultura > Fotografía > Un clic para empezar de nuevo

Fabrizia es una de las tantas mujeres que encontraron Expatclic en la red y nos contactaron para expresar su admiración por nuestro trabajo y para ofrecer una mano. En su caso, la ayuda se concretó en relecturas /traducciones del italiano al inglés. Fabrizia es de lengua madre italiana e inglesa, porque su fascinante historia hace de ella una verdadera mezcla de culturas, lugares y singulares elecciones de vida. Decidimos presentarla en este mes especial sobre la fotografía en expatrio porque Fabrizia hace poco comenzó de manera completa y profesional el camino de la fotografía, pero con un toque particular. Pero antes de explicarles lo que hace, y cómo lo hace, les quiero contar como Fabrizia llegó donde está hoy, y qué fue lo que la llevó a Innsbruck, la pequeña ciudad austríaca en la cual vive actualmente con su marido y sus dos hijas. 

 

Fabrizia2Su madre es austriaca (y en parte sueca), y su padre cremonés. Fabrizia nace y crece en Milano, y luego es enviada a Inglaterra a estudiar en un boarding school. Terminados sus estudios superiores en Architectural Design, decide volver a Milano para aprovechar el fermento artístico en el mundo del design de los anos 80, campo en el cual trabaja durante un buen período. Llega luego a la redacción de la revista Anna, donde se encarga de las imágenes del rubro belleza, entrando en contacto con los mayores fotógrafos de su tiempo y absorbiendo capacidad y pasión.

El tiempo pasa y nace la primera hija de Fabrizia, que hoy tiene 19 años, y con ella la decisión de dejar de trabajar para dedicarse de lleno a su tarea de mamá. A la primer hija le sigue la segunda, y Milano se vuelve cada vez más estrecha para esta familia de artistas (el marido de Fabrizia es músico). Comienzan a mirar alrededor en búsqueda de una alternativa. Consideran inicialmente Inglaterra: la madre de Fabrizia, separada mientras tanto del padre, se unió a un inglés y se transfirió a UK , pero el lugar no les convence del todo, tienen dudas sobre la calidad de vida para sus jóvenes hijas. Se comienza a delinear la elección de Austria, país al cual Fabrizia está vinculada no solo a través de su madre, sino también porque desde pequeña va al Tirol todos los años para las vacaciones, conoce muy bien la cultura y lo siente un poco como su casa.

Hace cuatro años se mudaron a Innsbruck. Fabrizia está en primera línea ayudando a toda la familia a ambientarse y a que cada uno encuentre su propio ritmo, una ocupación en sí misma. Su conocimiento limitado del alemán, además, vuelve ardua la posibilidad de encontrar un trabajo. El tiempo pasa mientras todos se asientan, y el alemán mejora. Las hijas crecen, y Fabrizia comienza a considerar la idea de retomar las riendas de su vida profesional.

La pasión por la fotografía no la había abandonado nunca, y esto nunca fue un secreto. Un día un amigo de ella, director de cine, la invita a hacer las fotografías de escena de un film que está rodando. Fabrizia llega al set y se da cuenta que se trata de un film serio y profesional, y que el encargo constituye para ella un gran desafío, sobre todo porque teme no estar a la altura con su maquina fotográfica “de familia”. El resultado son las espléndidas fotos que ven sobre su sitio.

Fabrizia3

 

Alentada por este éxito, y sorprendida de redescubrirse tan cómoda con una cámara en mano, Fabrizia decide construirse un sitio web y comenzar a mirar seriamente a su alrededor para trabajar en este campo. Amiga de la propietaria de una pastelería cercana a su casa, y amante de sus dulces, se ofrece a sacarle fotos, y descubre que la propietaria estaba buscando justamente un fotógrafo profesional para armar el nuevo sitio del negocio. Llega así su segundo encargo profesional.

 

Fabrizia4
Las ideas de Fabrizia no se agotan solo en la producción fotográfica. Su sitio ofrece un gran servicio: la restauración de viejas fotos. La idea nace del deseo de hacer algo junto a su hermana , que es muy talentosa en la restauración y en el retoque fotográfico, algo que las una y que reduzca de algún modo la distancia que las separa ( la hermana de Fabrizia vive en Génova)

Se organizan entonces para recibir viejas fotografías, tanto físicamente (a través del correo tradicional) como en formato digital. En el primer caso las escanean y las retocan, muchas veces con intervenciones que permiten obtener un mejor rendimiento en la impresión, para renviarlas sucesivamente al cliente. Este utilísimo servicio de restauración fotográfica está poco a poco afianzándose a través de las recomendaciones que van pasando de boca en boca, mientras Fabrizia continúa dedicándose a aquello que constituye su verdadera pasión: el disparo fotográfico. Actualmente se dedica a retratos, pero se está organizando para explorar el campo de la foto periodística y de las fotografías de viaje. Todavía es temprano para saber como terminará esta aventura….Fabrizia, te deseamos lo mejor, y te seguiremos de cerca!

 

Claudiaexpat 
Junio 2012

 

(Visited 15 times, 1 visits today)

Ya que estás por aquí…

¿podemos pedirte que nos invites un caffe ? ¡Es una broma!, pero solo hasta cierto punto. Quizás has notado que Expatclic no tiene publicidad ni contenidos pagados. Desde hace 15 años trabajamos para proporcionar contenidos y una asistencia de calidad a las mujeres expatriadas en todo el mundo. Pero mantener un sitio tan grande conlleva muchos gastos, que cubrimos en parte con nuestras cuotas de adhesión a la asociación que maneja el sitio, y con donaciones libres de quienes nos aprecian y quieren que sigamos trabajando. Si tu pudieras darnos aunque sea un pequeñísimo aporte para cubrir el resto, estaríamos inmensamente agradecidas. ♥ Puedes ayudarnos con una donación o haciendote socia honoraria. Gracias de todo corazon.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*