Home > Vida en el extranjero > Trabajo en el extranjero > Una profesora de matemáticas online: La historia de Laura entre Suecia y Tailandia

¿Cuántas veces han deseado que sus hijos e hijas recibieran ayuda en matemáticas, pero no encontraban el tutor adecuado en su país de acogida?

 

Hoy el problema está resuelto porque, gracias a su experiencia de expatrio, Laura Fascella se ha convertido en tutor de matemáticas online. ¡Aquí su interesantísima historia!

Laura es una mujer italiana que, como muchas de nosotras, se ha expatriado por el trabajo de su marido. Profesora de Matemáticas, madre de dos hijos, cuando llegó la propuesta de mudarse a Suecia aceptó gustosa, curiosa sobre la nueva aventura.

Al principio había, por supuesto, muchas cosas nuevas a las que acostumbrarse y que descubrir. Desde el comienzo fue claro que aprender inglés sería la mayor dificultad en la fase de adaptación, tanto para ella como para sus hijos. Mientras que ellos, sin embargo, inmersos en el entorno escolar internacional, adquirieron fluidez rápidamente, para Laura el proceso fue más desafiante. Aprender inglés se convirtió en su prioridad, y puso todo lo demás en stand by.

matemáticasCuando se sintió lo suficientemente segura de sí misma, contactó al director de la Escuela Internacional de Estocolmo y se propuso a sí misma como un apoyo para las clases de matemáticas. Una propuesta interesante porque, como me explica Laura durante la entrevista, las matemáticas son una asignatura que se imparte en diferentes niveles en el currículo del IB, y no siempre es fácil encontrar profesores a la altura adecuada. Después de una colaboración inicial independiente, la escuela le ofrece un contrato permanente. Una gran satisfacción para Laura, que venía de una realidad italiana compuesta por sustitutos, incertidumbres y estrés a nivel laboral. Fue una lástima que este contrato pudo ser disfrutado solo durante seis meses, que fue cuando llegó un cambio de destino para su esposo, con destino a Bangkok, Tailandia.

Fue una decepción para Laura, cuyos efectos completos se sintieron solo un tiempo después de la mudanza asiática. Al llegar a Bangkok, de hecho, el carrusel comenzó de nuevo: acostumbrarse, nuevos descubrimientos, adaptación a una realidad totalmente desconocida para ella.

matemáticasDespués del primer período, una vez que se aseguró que todos los miembros de la familia se sentían bien en el nuevo país, Laura comenzó a reflexionar sobre su trabajo. En Bangkok había una escuela internacional muy importante, y seguramente habría espacio para una maestra como ella. Después de sacar cuentas, sin embargo, rápidamente se dio cuenta de que el tiempo necesario para cubrir todo el procedimiento requerido para tener un contrato fijo podría llevarla al final del contrato de su marido.

La incertidumbre relacionada con la fecha de vencimiento del contrato de su esposo pesaba mucho sobre ella. Laura todavía estaba procesando la decepción por haber tenido que dejar su trabajo en Suecia, y no quería repetir la experiencia. Entonces ahí decide: ¡será “solo” expatriada! Se dedicaría a ella misma descubrir, a socializar y a hacer todas aquellas cosas que no nos podemos permitir cuando trabajamos a tiempo completo. Y en Bangkok ciertamente no faltaban oportunidades para descubrimientos y reuniones.

Sin embargo, una parte de su tiempo lo utilizaba dando seguimiento a algunos alumnos a los que había dado clases en Suecia, y que no querían abandonarla. Laura se organizó a la perfección: usaba Skype y un iPad conectado a un software que permitía que se comparta una pizarra iluminada, y la lección a distancia se lleva a cabo exactamente como si estuvieran juntos físicamente.

Por otra parte, a medida que conocía más su entorno, se dio cuenta de que el nivel de tutor de matemáticas requerido era muy alto: la mentalidad competitiva de las sociedades asiáticas empuja a los padres a exigir más a sus hijos, y con frecuencia se contratan tutores que ayudan con el programa normal para hacerlos alcanzar un nivel cada vez mayor. Por lo tanto, Laura comienza a seguir a algunos estudiantes locales, y cuando llega el momento de regresar a Italia, ella propone continuar con las lecciones en línea. Ensaya antes de irse, y como los estudiantes se sentían cómodos, decide “llevárselos con ella” como lo hizo con los de Estocolmo.

matemáticasNo es de extrañar que los estudiantes se sientan cómodos con este método, son niños acostumbrados a las nuevas tecnologías y que hacen todo a través de una pantalla. Por lo tanto, Laura regresó a Italia con un buen trabajo bajo el brazo, un trabajo que puede hacer donde sea que esté, ¡solo necesita una buena conexión a internet! Por cierto, entre Suecia y Tailandia, el boca a boca ha incrementado el número de alumnos, por lo que ahora a menudo se la pasa haciendo cálculos de husos horarios con el fin de reservar un lugar en la agenda de sus alumnos dispersos entre el norte de Europa y Asia.

El único problema que Laura ha tenido que enfrentar es el escepticismo inicial de algunas madres, que no podían entender cómo una clase en la computadora ayudaría a sus hijos. De hecho, la clase se lleva a cabo exactamente como si el maestro y el estudiante estuvieran en el mismo lugar, con la ventaja de que Laura, con su formación italiana y la experiencia acumulada en la escuela internacional, es capaz de ofrecer una visión de 360 ​​° ya que se mueve entre el método italiano y el método anglosajón, según las necesidades del alumno. A menudo, estas incluyen la necesidad de obtener excelentes resultados en matemáticas IB HL, es decir, el nivel más alto de matemáticas del programa IB que es solicitado por algunas facultades universitarias, especialmente en facultades como ingeniería y economía; resultados que, para lograrse, requieren un gran esfuerzo. De hecho, a veces con los frecuentes cambios de países y escuelas internacionales, los estudiantes pueden presentar algunas lagunas o querer solidificar las bases y profundizar los programas antes de enfrentar la dificultad del diploma del IB, y por lo tanto, prefieren ser seguidos en paralelo a su trayectoria escolar.

En este momento Laura está en Italia esperando que se defina el futuro laboral de su esposo. Una cosa es cierta: las experiencias en el extranjero han cautivado a toda la familia, y la intención es volver a hacer las maletas pronto. ¡Y por supuesto Laura se llevará su maravilloso y nuevo trabajo portátil!

 

Claudia Landini (Claudiaexpat)
Entrevista online
Maio 2018
Traducido desde el italiano por Mociexpat
Foto principal ©Laura Fascella

 

(Visited 5 times, 1 visits today)

Ya que estás por aquí…

¿podemos pedirte que nos invites un caffe ? ¡Es una broma!, pero solo hasta cierto punto. Quizás has notado que Expatclic no tiene publicidad ni contenidos pagados. Desde hace 14 años trabajamos para proporcionar contenidos y una asistencia de calidad a las mujeres expatriadas en todo el mundo. Pero mantener un sitio tan grande conlleva muchos gastos, que cubrimos en parte con nuestras cuotas de adhesión a la asociación que maneja el sitio, y con donaciones libres de quienes nos aprecian y quieren que sigamos trabajando. Si tu pudieras darnos aunque sea un pequeñísimo aporte para cubrir el resto, estaríamos inmensamente agradecidas. ♥ Puedes ayudarnos con una donación o haciendote socia honoraria. Gracias de todo corazon.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*