Home > Europa > Grecia > La experiencia de voluntariado en Atenas de Zuriñe

Zuriñe es la sobrina de nuestra Susiexpat. Española, actualmente vive en Atenas, donde colabora como voluntaria en un proyecto muy importante. Este es su sincero y profundo testimonio. ¡Gracias Zuriñe!

 

Me gustaría confesar que he encontrado varias dificultades al escribir el artículo, puesto que siempre me ha resultado complicado en este entorno en el que actualmente vivo, hablar de mí misma, como protagonista quizás, cuando realmente considero que todas las personas con las que trabajo son realmente los merecedores de esta atención.

Mi primer contacto con el voluntariado

voluntariado en atenas

Zuriñe en el centro

Mi primer contacto con el voluntariado en Atenas puede resumirse en dos meses interrumpidos, trabajando con familias migrantes y refugiadas, en un edificio ocupado en la capital griega.

Percibí ambas experiencias como lo suficientemente breves como para no poder aportar realmente al proyecto, y en ciertos casos, sentir que la ayuda podría perjudicar más de lo que beneficiaría a las personas a las que iba dirigida, tanto por la imposibilidad de hacer un seguimiento real de cada caso, como por el apego emocional y la consiguiente pérdida que implica para las familias, la ida y venida constante de voluntarios.

Estas razones se suman al golpe de realidad tan fuerte que recibí al aterrizar en una capital europea, y reconocer en sus calles una realidad social atroz, que muchas veces, el desconocimiento nos lleva a vincular con países en vías de desarrollo, pero nunca la reconocemos en nuestros propios barrios.

Es así como la información recibida a lo largo de estos dos meses, me llevó a cambiar mi percepción del voluntariado, en mi caso, dejó de tener su origen en un sentimiento altruista, sino que entiendo mi actividad como una obligación moral, teniendo en cuenta los privilegios de los que me ha dotado el sistema, basados en el lugar de nacimiento y las condiciones materiales de mi familia.

Tras esta reflexión

Tras esta reflexión decidí hacer las maletas y mudarme a Atenas, con expectativas de quedarme, al menos, un año completo. Así comenzó mi trabajo de voluntariado en Atenas en el proyecto Elna Maternity Center, un alojamiento para mujeres refugiadas embarazadas y sus familias, totalmente financiado por donaciones particulares de la sociedad civil española, que se gestionan a través de diferentes ONGs y asociaciones.

El objectivo del proyecto

voluntariado en atenasEl objetivo del proyecto es ofrecer un refugio seguro a familias que huyen de sus países de origen como consecuencia de las guerras, el terrorismo, la violencia machista, etc.

A su vez se presta un servicio de atención integral, así como un acompañamiento en trámites legales, burocráticos y en todo lo relacionado con la atención sanitaria. Toda la actividad se lleva a cabo en un espacio que ha sido construido desde la empatía y el respeto, un entorno claramente intercultural, puesto que se acoge a familias de procedencias muy diversas: Afganistán, Congo, Siria, Irán, Palestina, Kurdistán y Pakistán.

Dentro del contexto desesperanzador que viven los refugiados en Atenas, nuestro centro es un lugar en el que se ofrece seguridad y cuidado. Esta estabilidad puede explicarse como consecuencia de tener unas necesidades básicas cubiertas, a partir de las cuales se puede avanzar y planear un futuro. Si bien todas estaríamos de acuerdo en que para una mujer embarazada es básica la atención sanitaria, en muchas de las islas griegas, y en los propios campos de refugiados que rodean la ciudad de Atenas, no se está dando está atención. El colapso es total, y por ahora, no existe la voluntad política de cambiarlo, ya que se apuesta por una estrategia disuasoria.

volutariado en atenas La experiencia personal

La experiencia personal, al realizar un balance, seguramente no sea muy positiva. Estamos hablando de una realidad que desborda, y que desgraciadamente, no está en la mano de los voluntarios cambiar.

El origen del problema es muy abstracto, pero las consecuencias de éste llaman día tras día a la puerta de la que consideramos nuestra casa, y desgraciadamente hay que negarles la ayuda por falta de recursos.

Finalmente, y siendo quizás un poco egoísta, me quedo con el cariño y el calor de las familias, que han logrado llegar hasta aquí, y que tras muchas horas de trabajo conjunto, puedo decir que ya son parte de mí. Al mismo tiempo, la posibilidad de conocer a mujeres que llevan a sus espaldas el peso de toda la familia, y cada día luchan por mejorar su condición, con la fuerza que las caracteriza. Dejar de ver vulnerabilidad y re-victimizar, porque lo que realmente hay detrás de estas mujeres es una capacidad de resiliencia increíble. Al fin y al cabo, todo este aprendizaje se lo debo a ellas y a la posibilidad de haber tenido esta experiencia de voluntariado en Atenas.

 

Zuriñe
Atenas. Grecia
Enero 2020
Fotos ©Zuriñe
(Visited 33 times, 1 visits today)

Ya que estás por aquí…

¿podemos pedirte que nos invites un caffe ? ¡Es una broma!, pero solo hasta cierto punto. Quizás has notado que Expatclic no tiene publicidad ni contenidos pagados. Desde hace 15 años trabajamos para proporcionar contenidos y una asistencia de calidad a las mujeres expatriadas en todo el mundo. Pero mantener un sitio tan grande conlleva muchos gastos, que cubrimos en parte con nuestras cuotas de adhesión a la asociación que maneja el sitio, y con donaciones libres de quienes nos aprecian y quieren que sigamos trabajando. Si tu pudieras darnos aunque sea un pequeñísimo aporte para cubrir el resto, estaríamos inmensamente agradecidas. ♥ Puedes ayudarnos con una donación o haciendote socia honoraria. Gracias de todo corazon.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*