Home > Familia y Expatrio > Parejas > Pareja sin fronteras, la historia de Mercedes
coppie

Mercedes, una muy querida amiga de Expatclic, es española, casada con un italiano y ha vivido en Milán durante muchos años. En este artículo, reflexiona sobre su pareja sin fronteras y nos cuenta cómo se siente. ¡¡¡Gracias Merche !!!

 

Me presento: mi nombre es Merche Mas, soy madrileña y llevo casada casi 20 años con Guido, un italiano de Milán. Nuestra experiencia no es demasiado significativa de lo que es un verdadero matrimonio mixto, o pareja sin fronteras. Ambos compartimos algunas cosas fundamentales: una cultura similar, un idioma latino, un estatus social, económico y cultural similar, una creencia religiosa común, una concepción. Incluso si no aparece, estos elementos aseguran que la unión entre dos extranjeros sea menos traumática.

…detrás de todas las parejas nacidas de la emigración de uno de los dos, hay una especie de chantaje emocional.

Y digo traumática porque, después de haber idealizado al principio el encuentro intercultural en sí mismo y en su totalidad, creo que me di cuenta (por lo que he visto en algunas parejas mixtas) de que lo que ciertamente puede constituir una riqueza, una oportunidad maravillosa y tantas cosas más que se dicen, también puede convertirse en un duelo, un conflicto de intereses, o hasta un verdadero choque religioso o ideológico.

storiaEL CHANTAJE AFECTIVO DE LA EMIGRACIÓN

El psicoanalista con el que trabajé unos años me dijo, y lo entendí tarde, que detrás de todas las parejas nacidas de la emigración de uno de los dos, hay una especie de chantaje emocional. Como si aquellos que dejaron “todo” para seguir al otro tuvieran un gran poder sobre este último y como si este último nunca estuviera completamente seguro de cuán permanente podría ser la decisión del primero.

Creo que durante mis primeros años de vida en Italia, mi esposo a menudo se preguntaba “cuánto tiempo resistiría” en Italia, tal vez porque él mismo no se imaginaba lejos de sus orígenes. Creo que se tranquilizó completamente solo cuando me postulé para las elecciones municipales en nuestra ciudad: “si decide ser consejera, esto tiene para largo” (debe haber pensado).

ELIGE DONDE VIVIR

A veces me preguntan qué nos llevó a decidir vivir en Italia y no en España (cosa que le costó una depresión a mi madre, fundadora de AMANI: “Asociación de Madres Afectadas por Novios Italianos”, de la cual solo ella es miembro, presidente y tesorera). La decisión fue más fácil de lo que pensábamos, por un lado, porque podía pedir una expectativa en mi trabajo como profesora y Guido no podía estar ausente del departamento de telecomunicaciones donde todavía estaba haciendo un doctorado.

Entonces, por un lado, fue una decisión temporal, que podría reconsiderarse. Pero la decisión final llegó cuando nos dimos cuenta de que por nuestros caracteres, si hubiéramos vivido en “mi contexto”, me habría comido a Guido con zapatos y todo y él hubiera tenido que caminar penosamente detrás de mí de por vida, lo que es inaceptable para el equilibrio de todos las parejas.

Por el contrario, el esfuerzo por adaptarme a “su contexto” me ha frenado (un poco …), mientras él se mueve a su propio ritmo en el entorno que conoce y domina. Esta elección, desde el punto de vista del equilibrio de nuestra pareja sin fronteras, resultó ser adecuada. Aunque ha implicado un costo enorme desde el punto de vista de la relación con la familia “abandonada”.

CONFLICTO DE LEALTAD

Uno de los aspectos que más me pesa de haber decidido casarme con un extranjero es el hecho de que me alejé (mucho) de mi familia de origen, además siendo la única hija femenina con tres hermanos.

El sufrimiento que está detrás de cada una de las partes, cuando ya hay mucho romance en la pareja, es enorme.

El miedo de mi madre era: los hombres no cultivan lazos familiares, no invitan, no reúnen a la familia, no escriben, no llaman … así que, sin la hija, la familia se deshace con el tiempo.

pareja sin fronterasSé que para mi madre mi partida significó una gran pérdida, que le costó (y nos costó) una larga depresión. Tanto es el peso de esta distancia que cuando alguien me dice: “¿Sabes que tengo novio?”, mi reflejo es vomitar en lugar de alegrarme por ella.

Luego veo todo lo que sucede después del matrimonio y, en particular, en parejas mixtas: el tema de las vacaciones (nosotros, por ejemplo, para “saldar” la deuda de la distancia, pasamos casi un mes entero con mis padres), de las Navidades, la dificultad de ayudarse mutuamente en caso de necesidad, de seguir la vida de nietos, abuelos, tíos y sobrinos … Y esto a pesar de estar a solo 2,000 kilómetros de distancia y vernos en Navidad y en verano. Y esto a pesar de que existe correo electrónico, teléfono y todo lo demás.

No quiero pensar en lo que les sucede a las parejas en las que uno es latinoamericano y el otro europeo, tailandes o filipina … El sufrimiento que está detrás de cada una de las partes, cuando ya hay mucho romance en la pareja, es enorme.

De hecho, me doy cuenta de que cuando regreso a Italia, a pesar de haber pasado 20 años, necesito un par de días para cortar el cordón umbilical. Me siento confundida, triste … a veces lloro sin razón. Hasta que nuestro hogar, nuestra familia, nuestros proyectos me alejen de la tristeza y me enamoren de la vida que he elegido.

Nuestros conflictos de lealtad no son fuertes, pero he visto parejas amigas en las que la Navidad es una oportunidad para afirmar su identidad (musulmana), exigiendo que su pareja abandone el pueblo para evitar que sus hijos se sumerjan la cultura judía cristiana. Otra pareja sin frontera de mi vecindario, en cambio, ella es católica y él musulmán, dice que no tiene problemas porque, como él dice, “yo no soy muy practicante“.

BILINGÜISMO

Entre los aspectos de mi identidad que más he exigido está el del lenguaje. Incluso antes de tener a nuestra primera hija, averiguamos y decidimos hablar español en casa, ya que el italiano lo habría aprendido en el entorno.

Ahora Irene es perfectamente bilingüe e incluso da clases de español para ganar dinero. Rosy habla ambos idiomas muy bien, pero al haber sido adoptada a los 6 años, su historia lingüística es diferente.

El mérito de todo esto, así como en mi terquedad, recae en Guido, quien aceptó hablar español en casa. Esta es la variable fundamental para la cual los hijos de otras parejas mixtas del vecindario no son bilingües: el hecho de que uno de ellos hable el idioma extranjero.

Reconozco que me enojo mucho cuando descubro esa pérdida de oportunidades, y sigo reprochando al padre / madre en cuestión diciéndoles: ¡pero si sus hijos no aprenden el idioma, no pueden hablar con sus abuelos, primos y tíos! ¡No pueden llamarlos por teléfono o incluso escribirles! Ellos parecen resignados … y yo me quedo muy triste de pensar en el dolor de los abuelos que no pueden entender ni comunicarse con sus nietos.

NACIONALIDAD

No existe un acuerdo entre Italia y España para mantener ambas nacionalidades, así que tengo que decidir por una de las dos. Afortunadamente, con la Unión Europea mi situación con uno u otro no cambia mucho, aparte de la posibilidad de votar y postularse para elecciones generales, regionales y provinciales. Por lo tanto, elegí mantener la española (lo que me permite votar y postularme a las elecciones municipales), porque me costaría mucho renunciar. Aunque sé que es una idea romántica …

 

Merche 
Milán, Italia 
Marzo 2009
Traducido del italiano por Mociexpat
(Visited 3 times, 1 visits today)

Ya que estás por aquí…

¿podemos pedirte que nos invites un caffe ? ¡Es una broma!, pero solo hasta cierto punto. Quizás has notado que Expatclic no tiene publicidad ni contenidos pagados. Desde hace 15 años trabajamos para proporcionar contenidos y una asistencia de calidad a las mujeres expatriadas en todo el mundo. Pero mantener un sitio tan grande conlleva muchos gastos, que cubrimos en parte con nuestras cuotas de adhesión a la asociación que maneja el sitio, y con donaciones libres de quienes nos aprecian y quieren que sigamos trabajando. Si tu pudieras darnos aunque sea un pequeñísimo aporte para cubrir el resto, estaríamos inmensamente agradecidas. ♥ Puedes ayudarnos con una donación o haciendote socia honoraria. Gracias de todo corazon.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*